Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 6 de octubre de 2012

10º aniversario canonización Josemaría Escrivá de Balaguer


La Obra era para mí algo extraño, lejano…. quizás porque a quienes conocía no eran de mi agrado, sus gustos no eran mis gustos, sus ideas no coincidían con las mías…..después me fui encontrando con otras gentes de la Obra abiertos, generosos, siempre dispuestos y de alguna manera me fui dando cuenta de la importancia de la aceptación del otro,   de ver el mundo con sus ojos,   respetar sus caminos, sus costumbres,  su forma de ser.   Y me puse a  pensar …..ellos han cambiado o el cambio se había producido en mis adentros?  Finalmente ya como discípula de Juan Pablo II aprendí a aceptar y respetar “la realidad de la "diferencia" y la peculiaridad del "otro"  sin ver en ello un peso ni una amenaza.

Decía el Beato Juan Pablo II en la ceremonia de beatificación de San Josemaria Escrivá y Santa Josefina Bakita. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. La señal por la que conocerán que sois discípulos míos será que os améis unos a otros” (Jn 13, 34-35)…. En esta frase evangélica encontramos la síntesis de toda santidad; la santidad que han alcanzado, por caminos diversos pero convergentes en la misma y única meta, Josemaría Escrivá de Balaguer y Josefina Bakhita. Ellos han amado a Dios con toda la fuerza de su corazón y dieron prueba de una caridad impulsada hasta el heroísmo mediante las obras de servicio a los hombres, sus hermanos. Por eso la Iglesia los eleva al honor de los altares y los presenta como ejemplo en la imitación a Cristo, que nos ha amado y se ha donado a si mismo por cada uno de nosotros” (cf. Gal 2, 20).

Y que tienen en común San Josemaria y Santa Josefina,  aparentemente tan distantes pero tan cercanos para haber sido beatificados el mismo día y ser comparados de esa manera? Precisamente eso la santidad! Leyendo entre líneas las palabras de Juan Pablo II interpreto: bienvenidos y bienaventurados todos aquellos que viven el Evangelio y se dejan impregnar por el Espíritu.

San Josemaria lo decía en otras palabras:  «Alégrate, si ves que otros trabajan en buenos apostolados. —Y pide, para ellos, gracia de Dios abundante y correspondencia a esa gracia: luego tú a tu camino, persuádete que no tienes otro»  Camino,  965


Un fuerte abrazo a mis amigos de la Obra!

No hay comentarios: