Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 10 de octubre de 2012

Evangelización, nueva evangelización y colegialidad a partir del Concilio Vaticano II (8) Benedicto XVI y el Año de la Fe




El 11 de octubre de 2011  el Santo Padre Benedicto XVI daba a conocer su Carta Apostólica en forma de Motu Proprio PORTA FIDEI, con la que se convoca el Año de la Fe, un año que llama a la renovación, a la conversión y a la caridad.  Allí el Santo Padre confirmaba que el 11 de octubre también se recuerdan “los veinte años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica,   promulgado por mi Predecesor, el beato Papa Juan Pablo II,[3] con la intención de ilustrar a todos los fieles la fuerza y belleza de la fe. Este documento, auténtico fruto del Concilio Vaticano II, fue querido por el Sínodo Extraordinario de los Obispos de 1985 como instrumento al servicio de la catequesis[4], realizándose mediante la colaboración de todo el Episcopado de la Iglesia católica”
"He pensado que iniciar el Año de la fe coincidiendo con el cincuentenario de la apertura del Concilio Vaticano II puede ser una ocasión propicia para comprender que los textos dejados en herencia por los Padres conciliares, según las palabras del beato Juan Pablo II, «no pierden su valor ni su esplendor. Es necesario leerlos de manera apropiada y que sean conocidos y asimilados como textos cualificados y normativos del Magisterio, dentro de la Tradición de la Iglesia. […] Siento más que nunca el deber de indicar el Concilio como la gran gracia de la que la Iglesia se ha beneficiado en el siglo XX. Con el Concilio se nos ha ofrecido una brújula segura para orientarnos en el camino del siglo que comienza»[9].
  “Deseamos que este Año suscite en todo creyente la aspiración a confesar la fe con plenitud y renovada convicción, con confianza y esperanza”. En ella el Santo Padre subraya especialmente la caridad  “El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad. San Pablo nos recuerda: «Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de ellas es la caridad» (1 Co 13, 13)”  “La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino.”.

El 12 de diciembre de 2011 en la solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe en la Santa Misa por América Latina el PapaBenedicto decía:  “Cuando la Iglesia se preparaba para recordar el quinto centenario de la plantatio de la Cruz de Cristo en la buena tierra del continente americano, el beato Juan Pablo II formuló en su suelo el programa de una evangelización nueva, nueva «en su ardor, en sus métodos, en su expresión» (cf. Discurso a la Asamblea del CELAM, 9 marzo 1983, III: AAS 75, 1983, 778). Desde mi responsabilidad de confirmar en la fe, también yo deseo animar el afán apostólico que actualmente impulsa y pretende la «misión continental» promovida en Aparecida, para que «la fe cristiana arraigue más profundamente en el corazón de las personas y los pueblos latinoamericanos como acontecimiento fundante y encuentro vivificante con Cristo» (V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Documento conclusivo, 13).

En el Instrumentum Laboris  del 19 de junio 2012  para la XIII Asamblea General Ordinaria “La Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana” comenzada el 7 de octubre pasado y que durara hasta el próximo 28 de octubre,   leemos “Si el plan de una nueva promoción de la acción evangelizadora de la Iglesia tiene sus últimas expresiones en las decisiones del Papa Benedicto XVI que hemos apenas evocado, los orígenes de dicho programa son más profundos y fundados: este plan ha animado el magisterio y el ministerio apostólico del Papa Pablo VI y del Papa Juan Pablo II. Más aún, el origen de todo este programa se encuentra en el Concilio Vaticano II” . Este Instrumentum Laboris se compone  de un Prefacio una Introducción, cuatro capítulos y una Conclusión. Allí se  “reafirma que “nueva evangelización significa dar razón de nuestra fe, comunicando el Logos de la esperanza al mundo que aspira a la salvación”.

La Presentación del Año dela Fe tuvo lugar el 21 de junio de este año  por parte de Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontifico Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelizacion.  Mons. Fisichella, señaló que “Benedicto XVI en su Carta Apostólica “Porta fidei”, ha escrito que desde el inicio de su ministerio como Sucesor de Pedro ha tenido como máxima exigencia “redescubrir el camino de la fe para iluminar y poner cada vez en mayor evidencia la alegría y el renovado entusiasmo del encuentro con Cristo”. Es a la luz de este pensamiento que se ha convocado el año de la Fe, que coincide con el 50 aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica.  “La fe” y “la nueva evangelización”, son precisamente los pilares y los grandes desafíos que serán puestos a debate durante la XIIIª Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos.”Durante la intervención de MOns. Fischitella fue presentado el logo y el himno del evento e inaugurado el sito del Nuevo Año de la Fe, sitio con abundantes enlaces y detalles completos de los eventos que tendrán lugar durante el Año de la Fe. 

No hay comentarios: