Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 8 de febrero de 2014

Mensaje del Papa Francisco para la XXIX JMJ


Sin dudas el Papa Francisco no olvidará jamás su primer JMJ en Rio, que fue no solo su primer viaje apostólico, sino su “presentación oficial ” ante un mar de jóvenes procedentes de todo el mundo.  Me atrevería a decir que la JMJ de Rio fue para el Papa Francisco lo que fue el viaje apostólico a México para Juan Pablo II.  La calurosa recepción en Río llenó al Papa Francisco de energía, fortaleció su espíritu, amplió su sonrisa.

Es la fuerza de ese espíritu que emana de su Mensajepara la XXIX JMJ en Roma.  - La próxima intercontinental será en Cracovia en 2016 - .  En este Mensaje el Papa recuerda con gozo aquella experiencia de Rio y marca el camino a seguir hasta 2016 invitando reflexionar sobre tres Bienaventuranzas.  Ya les había recomendado a los jóvenes argentinos durante su encuentro en Rio que no necesitaban leer otra cosa que  Mateo 25  y las bienaventuranzas, agregando otros temas que pegaron fuerte en los jóvenes argentinos: “la fe es entera, no se licua…..hagan lio….cuiden los extremos del pueblo ….no se dejen excluir”

Este mensaje revolucionario,  como lo fueron siempre sus presentaciones, es el corazón del “sermón de la montaña”, la invitación de “Jesús que nos enseña el camino de la vida, el camino que él mismo recorre, es más, que Él mismo es, y lo propone como camino para la verdadera felicidad.”

El Papa invita a comprender, a ejemplo de San Francisco de Asís,  el profundo sentido de Bienaventurados los pobres de espíritu,  tema de la próxima JMJ en Roma y aclara que esa “pobreza”  es el misterio que contemplamos en el Belén, viendo al Hijo de Dios en un pesebre, y después en una cruz”  y sugiere en tres párrafos como adoptar esta pobreza de espíritu como un estilo de vida:

-          “Ante todo, intentad ser libres en relación con las cosas…”
-          “En 2do lugar, para vivir esta Bienaventuranza necesitamos la conversión en relación a los pobres….”
-          Y como tercer punto aclara que “los pobres no sólo son personas a las que les podemos dar algo. También “ellos tienen algo que ofrecernos, que enseñarnos…”

Al enlazar el profundo vínculo entre esta pobreza “La pobreza evangélica es una condición fundamental para que el Reino de Dios se difunda”  y la evangelización,  - el llamado del “mar de Galilea” de Rio -  el Papa agrega una anécdota personal muy emotiva y fuerte a la vez: “las alegrías más hermosas y espontáneas que he visto en el transcurso de mi vida, son las de personas pobres, que tienen poco a que aferrarse. La evangelización, en nuestro tiempo, sólo será posible por medio del contagio de la alegría.”

Recuerda el Papa Francisco que el próximo mes de abril se cumple el trigésimo aniversario de la entrega de la Cruz del Jubileo de la Redención a los jóvenes  y el eco de aquellas inolvidables palabras de Juan Pablo II:  «Queridos jóvenes, al clausurar el Año Santo, os confío el signo de este Año Jubilar: ¡la cruz de Cristo! Llevadla por el mundo como signo de amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención.»


Finalmente el Papa Francisco, otro Papa profundamente mariano, invita a sumergirnos en  la alegría del Magníficat, el canto de María para que nos “ayude a vivir el Evangelio, a encarnar las Bienaventuranzas en nuestra vida, a atrevernos a ser felices.”

No hay comentarios: