Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 5 de febrero de 2014

Notas personales del Beato Juan Pablo II (4)


Karol Wojtyła – Juan Pablo II
Estoy en las manos de Dios
Notas personales 1962-2003"

“No dejo tras de mí ninguna propiedad de la que sea necesario tomar disposiciones. Por lo que se refiere a las cosas de uso cotidiano que me servían, pido que se distribuyan como se considere oportuno. Que los apuntes personales sean quemados. Pido que vele sobre esto don Stanislaw, a quien agradezco su colaboración y ayuda tan prolongada a través de los años y tan comprensiva. Todos los demás agradecimientos los dejo en el corazón ante Dios mismo, pues es difícil expresarlos.” (Juan Pablo II, Testamento 6.03.1979) 

Este pedido fue dejado por el Santo Padre Juan Pablo II en su testamento.  Seguí fielmente la voluntad del Santo Padre después de su muerte en el 2005, entregando todas sus pertenencias, especialmente sus recuerdos personales. Sin embargo, no tuve suficiente coraje para quemar estas hojas de papel y libretas con notas personales que había dejado, porque incluyen información importante sobre su vida. Yo las vi sobre su escritorio, pero nunca las había leído.  Cuando vi el testamento, me sentí conmovido al ver que Juan Pablo II, a quien había acompañado durante casi cuarenta años,  me confiara también sus objetos personales.

No quemé las notas de Juan Pablo II porque son claves para comprender su espiritualidad, lo más intimo de un hombre: su relación con Dios, con las personas y consigo mismo.  De alguna manera revelan otra faceta de la persona, a la cual conocimos como Obispo de Cracovia y de Roma, el Pedro de nuestros tiempos, un Pastor de la Iglesia universal. Nos revelan su vida anterior, cuando fue ordenado obispo y asumía el Arzobispado metropolitano de Cracovia.  Nos permiten adentrarnos en su relación intima y personal de fe con Dios, el Creador,  Dador de vida y Maestro. Nos revelan también la fuente de su espiritualidad, - su fortaleza interior y su firme voluntad de servir a Cristo hasta el último suspiro en su vida. Cuando vuelvo a las notas de Juan Pablo II, veo a la persona del Santo Padre, lo veo en su capilla de la calle Franciszkańska, lo veo inmerso en Dios, arrodillado ante el Santísimo Sacramento y escucho sus suspiros desde la pequeña capilla del Palacio Apostólico en el Vaticano.  Su rostro radiante nunca lo “traicionaba”. Siempre miraba con valor el crucifijo y a Nuestra Señora de Czestochowa.    Aprendió de ella su completa confianza en Dios, repitiendo las palabras de Luis Maria Grignion de Montford:  ‘Totus Tuus ego sum, o Maria et Omnia mea Tuasunt’ – ‘Soy enteramente tuyo, o Maria y todo lo mio te pertenece”.  Absoluta confianza en Dios, a ejemplo de Maria y cumplir  la voluntad de Dios hasta el final fueron las características distintivas de este Hombre de oración, que descubrió la riqueza del mundo espiritual en su relación con Dios.

Que el libro con las notas espirituales de Juan Pablo II ayuden a todos a descubrir la profundidad de un hombre del siglo XXI y nos guien hacia un mayor amor a Dios y a los hombres.”

(En el enlace se puede ver y escuchar un video con comentarios adicionales)

No hay comentarios: