Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 15 de marzo de 2014

Sor Faustina secretaria y apóstol de la Divina Misericordia (9 de 11) Difusión del culto de la Divina Misericordia



“La parte integral del oficio religioso (devoción) constituye la difusión del culto de la Misericordia. La importancia de este apostolado se resume en las adjuntas a estas promesas del cuidado maternal de Jesús durante toda la vida así como manifiesto de la misericordia excepcional en la hora de la muerte. El objeto directo de la difusión es traspasado por el Salvador con el oficio religioso en toda la riqueza de sus formas – el oficio que dirige a la  misericordia de Jesús pero también a la misericordia de Dios Único en la Trinidad. La necesidad de popularizar este oficio religioso surge del próximo día del juicio (Diario 965) así como del deseo de Jesús de hacer conocer a la humanidad Su misericordia y propagar esta misericordia en la humanidad (Diario 848, 1074).  Por falta de indicaciones detalladas se puede entender que la difusión del culto contiene la enseñanza de la Divina Misericordia y el despertar confianza en ella, así como testimonio de la vida en esta actitud abarcando la práctica del oficio religioso y emprender actos de misericordia. A los sacerdotes que enseñan sobre la misericordia y piedad, Jesús asegura una eficacia y fructuosidad milagrosa (Diario 1521). Parece que estas promesas hay que referirlas también al sacramento de la penitencia y al despertar de la actitud adecuada de su fructuosa experiencia.

Las experiencias contemporáneas de la Iglesia hacen reconocer la necesidad y eficacia de las formas sistemáticas y organizadas de la difusión del culto de la misericordia.  Una forma significante es el Movimiento Apostólico de la Divina Misericordia que surge de la experiencia mística de la hermana Faustina. Sus miembros buscan el renacimiento de la vida religiosa, conocen y contemplan los secretos de la Divina Misericordia, la piden para sí mismos y para el mundo. En este movimiento que une millares de creyentes en todo el mundo participan  órdenes de clausura, órdenes abiertas, antiguas y nuevas comunidades, grupos hermandades, asociaciones así como personas individuales. Una de esas comunidades es la Asociación de los Apóstoles de la Divina Misericordia Faustinum erguida en 1996 con la sede en Cracovia-Lagiewniki que asocia a sacerdotes, personas consagradas y laicos de muchos países con el objetivo de formar y difundir el manifiesto de la Misericordia.  Su herramienta de los medios para proclamar la misericordia es la revista trimestral Manifiesto de la Misericordia. Vale la pena mencionar a propósito que también  en Lødz han nacido obras significativas como La coronilla a la Divina Misericordia en las calles de las ciudades del mundo, desde  2010 celebrada también fuera de Polonia o a revista “Iskra” (Chispa) que proclama el culto de la Divina Misericordia.”




No hay comentarios: