Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 8 de junio de 2014

Papa Francisco Invocacion por la paz 8 de junio 2014


En vivo en el sitio del Centro Televisivo Vaticano

El encuentro de la invocación por la paz tendrá lugar esta tarde en los jardines del Vaticano.  En el librito de la celebración  (Lamentablemente solo en idiomas italiano e inglés – publico aquí mi traducción, espero que pronto en el sitio de la Santa Sede) podemos ver que los tres momentos (hebraico, cristiano árabe) se componen idénticamente.

Anuncio
Que el Señor les conceda la paz!
Nos hemos reunido aquí, israelíes y palestinos, judíos, cristianos y musulmanes, para que cada uno de nosotros haga su ofrenda, para que cada uno de nosotros exprese su deseo de paz para la Tierra Santa y aquellos que allí habitan.
Junto al Papa Francisco, que tanto ansiaba este momento, el Patriarca Bartolomé de Constantinopla y todos los presentes, los Presidentes Shimon Peres y Mahmoud Abbas se unen a este llamado, dando su voz al deseo de sus respectivos pueblos para suplicar a Dios el deseo común de paz.
El encuentro de esta tarde está formado por tres partes, seguidas de una conclusión.  Cada una consiste en una invocación por uno de las tres comunidades religiosas en orden cronológico: judaísmo,  cristianismo y el Islam.
Cada parte se desarrollará en tres momentos. El primer momento es una expresión de alabanza a Dios y a su don de la creación, y por habernos creado como miembros de la familia humana.
En el segundo momento pedimos perdón a Dios por las veces que hemos dejado de actuar como hermanos y hermanas, y por nuestros pecados contra Él y nuestros hermanos y hermanas.
En el tercer momento, le suplicamos a Dios nos conceda el don de la paz para Tierra Santa y nos haga hacedores de paz.
Entre cada Momento se procederá a un breve interludio musical. Una meditación musical a su vez  concluye cada uno de las tres partes.


PRIMER MOMENTO: COMUNIDAD HEBREA

Primera parte. Acción de gracias por la creación (en hebreo) Salmos y 147 

Segunda parte: Pedido de perdón (en hebraico) salmos 25 y 130 
Seguido por la oración del día del Kippur
Breve intermezzo musical

Tercera parte: Invocación por la paz (en hebraico)

Oración de Nahman de Breslov

Y la Oración por la paz
“Concédenos paz, bondad, bendición, gracia, amor y respeto y misericordia; a nosotros y a todo nuestro pueblo, de Israel y de todo el mundo. Bendicenos a todos nosotros con la luz de Tu Rostro, Padre nuestro. Por con la luz de Tu Rostro, Tu nos has dado o Señor nuestro Dios, una Torah de Vida, amor y respeto, y rectitud y bendición y misericordia y vida y paz. Sea tu voluntad bendecirnos a todos nosotros con Tu Paz. 
Luego meditación musical hebraica.

SEGUNDO MOMENTO: COMUNIDAD  CRISTIANA

Primera parte: Acción de gracias por la Creación (en inglés)
Salmo 8 

Oremos:
Dios Padre Omnipotente, nosotros aquí reunidos, nosotros tus hijos, hebreos, cristianos y musulmanes, todos Te reconocemos como nuestro Creador. Venimos a darte gracias por la belleza y las maravillas de Tu Creación. Eres Tú, Dios Creador, Padre de todos nosotros, que nos has puesto en la Tierra Santa, especialmente bendecida entre todas las tierras porque aquí se ha realizado la historia de nuestra salvación. Nuestro agradecimiento   compartido por todas Tus bendiciones nos recuerda que somos hermanos y hermanas, amados por el Único Dios nuestro Padre, por Cristo nuestro Señor. Amén. 
Breve intermezzo musical

Segunda parte: Pedido de perdón (en italiano)
Lectura de una oración de San Juan Pablo II

Supliquemos con confianza a Dios nuestro Padre,  misericordioso y compasivo, lento a la ira y grande en el amor y la fidelidad,  que acepte el arrepentimiento de su pueblo,  que confiesa humildemente sus propias culpas,  y le conceda su misericordia.

Oremos para que, contemplando a Jesús, nuestro Señor y nuestra Paz, los cristianos se arrepientan de las palabras y conductas a veces suscitadas por el orgullo, el odio,
la voluntad de dominio sobre los demás, la hostilidad hacia los miembros de otras religiones y hacia los grupos sociales más débiles, como son los emigrantes y los gitanos
Oremos por todos aquellos a quienes se ha ofendido en su dignidad humana y cuyos derechos han sido vulnerados.
(pausa y silencio)

Oh Padre misericordioso, tu Hijo Jesucristo, juez de vivos y muertos, en la humildad de su primera venida ha rescatado a la humanidad del pecado y, en su retorno glorioso, pedirá cuentas de todas las culpas: concede tu misericordia y el perdón de los pecados a nuestros padres, a nuestros hermanos y a nosotros tus siervos, que impulsados por el Espíritu Santo volvemos a ti arrepentidos de todo corazón, Por Cristo nuestro Señor.
Amen
(pausa y silencio)

Oremos:
Dios Padre Omnipotente, concédenos la gracia de presentarnos humildemente ante tu presencia y de implorar tu perdón por las ofensas contra Ti y contra nuestros hermanos y hermanas. Nosotros no hemos sido custodios de Tu creación, y especialmente en Tu Tierra Santa, hemos emprendido guerras, practicado la violencia,  fomentado el desprecio por nuestros hermanos y hermanas, ofendiéndote profundamente a Ti, Padre de todos nosotros. Concédenos la gracia de empeñarnos nuevamente para “actuar con justicia, amar la misericordia y caminar humildemente con nuestro Dios” (Michea 6,8)  por medio de Cristo nuestro Señor. Amén.
Breve intermezzo musical

Tercera parte  
               
Invocación por la paz (en árabe)
Lectura de una oración de San Francisco de Asís

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.
Oh Señor, que yo no busque tanto
ser consolado, cuanto consolar,
ser comprendido, cuanto comprender,
ser amado, cuanto amar.
Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.
(pausa y silencio)

Oremos:
O Dios, Padre Omnipotente, nosotros aquí reunidos te suplicanos nos transformes en instrumentos de Tu paz,  sedientos de justicia, capaz de perdonar y promotores de reconciliacon. Convierte nuestros corazones a la acción de Tu Espiritu, abre nuestros ojos para que veamos Tu imagen en el rostor de cada persona, mueve nuestras manos para que se unan a las de nuestros hermanos y hermanas, para construir conjuntamente un mundo donde todos podamos vivir en paz. Bendice Tierra Santa, para que desde aquella  Tierra bendita la paz alcance hasta los confines del mundo. En nombre de Cristo nuestro Señor. Amen.

Meditación musical cristiana

TERCER MOMENTO: COMUNIDAD MUSULMANA

Primera parte: Agradecimiento por la Creación (en árabe)
Sea alabado el Señor, que ha creado ls cielos y la tierra, que ha convertido las tinieblas en luz, que ha hecho surgir todas las cosas de la nada, que nos ha creado como lo más preciado de la creación, que nos ha dado la mejor forma de todas las formas, dotándonos de oídos, vista, inteligencia y corazón. Bendito sea el Señor, sumo Creador.
Oh Dios, alabado seas, Oh Señor alabanzas a Ti, Oh Creador del cielo y de la tierra.  Oh Tu que conoces lo ignoto y lo manifiesto. Oh Señor y Soberano de todas las cosas, al testimoniar que no hay otro dios que Tu y que Tu eres Único,  en Ti buscamos refugio de los males en nosotros mismos y del mal de Satanás, de sus cómplices, de sus blasfemias y de sus murmuraciones, y buscamos refugio en Ti contra la falta de fe y la miseria y buscamos refugio en Ti para no recaer en el mal sobre nosotros mismos y sobre el prójimo. Oh Dios, alabado Seas, gran alabanza, bien y bendición, nosotros Te alabamos por todas las gracias que nos has concedido, visibles e invisibles, en la religión y en el mundo, por Tus incontables y numerosas gracias y Te pedimos, Señor nuestro, que ellas permanezcan por siempre, sean preservadas y benditas, y ayúdanos a recordarnos siempre de Ti, a agradecerte a Ti, a adorarte mejor, para que Te adoremos, Te recordemos y Te agradezcamos como Tu deseas, alabado Seas, Oh Señor, como corresponde al esplendor de Tu rostro y a la grandeza de Tu poder.    
Oh Dios, tu eres capaz de todo y nosotros no somos capaces de nada. Tú posees todo y nosotros no poseemos nada. Tu lo sabes todo y nosotros no sabemos nada. Tu conoces lo oculto, nosotros Te alabamos, Te agradecemos, por todos los dones que nos has concedido y colmado y por todo aquello que has hecho en nosotros, en la religión y en el mundo. Alabado seas, Señor nuestro, desde el inicio ahora y por siempre, alabanzas a Ti, en  tiempos buenos y malos, alabado seas por siempre, alabanzas a Ti hasta tu total complacencia, alabanzas a Ti, después de haber sido complacido: no existe poder ni fuerza si no es en Ti.  
Breve intermezzo musical

Segunda parte: Suplica de perdón (en árabe)
Oh Dios, nuestro Señor y nuestro Dios no hay otro fuera de Ti, Tu que nos has creado a nosotros tus siervos, a quien consideramos como lo mejor que poseemos, en ti encontramos  refugio de los males que hemos cometido, nos dirigimos a Ti por medio de la gracia que Tu nos has concedido, y nos refugiamos de nuestras culpas y de nuestras ofensas, perdónanos, porque no hay nadie fuera de Ti que perdone nuestros pecados.
Oh Dios, nuestro Señor Dios, cuyo nombre es santificado en los cielos, tu autoridad está en el cielo y en la tierra y dado que Tu misericordia esta en el cielo, haz que esta Tu misericordia se manifieste en la tierra, perdone nuestras culpas y nuestros pecados. Tu eres el Señor de aquellos que son buenos, inúndanos con Tu misericordia, con Tu perdón, con Tu bondad y Tu protección, Tu el más Misericordioso de todos..
Oh Dios suscita en nosotros el deseo de decir la verdad, de realizar el bien, de instruir en la virtud, de ponerle fin a todo aquello que es prohibido, buscando Tu generoso Rostro, O Señor de esplendor y honor, haz que realicemos solamente el bien para todos, de todas las gentes, apartando la injusticia de los oprimidos para recibir Tu misericordia que comprende todas las coas. Ayúdanos, Oh Señor, a hacer bien lo que es justo, en la justicia y en la caridad, y a poner fin a la indecencia, a todo lo prohibido, al mal, a la injusticia, a la agresión.
Oh Dios, nosotros buscamos refugio en Ti para no perdernos y no extraviarnos, para no caer y no hacer caer, para no hacer el mal y para no aumentar el mal, para no cometer violencias y no hacer cometer violencias en contra nuestro, perdónanos todos los pecados que hemos cometido al respecto.  Oh Dios, Tú que eres el más Misericordioso de todos, porque nuestra esperanza está en Tu misericordia, tememos tu castigo, apártanos de los injustos y los violentos. Oh Señor del mundo, ayuanos a socorrer a todos aquellos que son perseguidos injustamente, para que Tu nos concedas en todo Tu misericordia, Tu perdón y Tu complacencia.
Breve intermezzo musical

Tercera parte: Invocación por la paz (en árabe)
Alabanzas a Dios, misericordioso, compasivo, rey, santo, pacifico, fiel, soberano, precioso, potente, grandioso, creador, ideador, formador.

Oh Dios, Tu eres la paz, y la paz proviene de Ti, y a Ti retorna. Tu eres bendecido y  glorificado. Oh Señor de esplendor y de honor, inspiranos, Oh Señor con la paz y revélanos la paz y conviértenos en moradores del reino de la paz, entre aquellos que no viven en el miedo y la tristeza..
Oh Dios, buscamos refugio en Ti de la injusticia y de la opresión, de la agresión ilegítima y te suplicamos, Señor nuestro, a llevarnos por el camino recto, para no extraviarnos ni hacer extraviar a otros,   creyendo en Ti y confiando en Ti  Guíanos, Oh Señor, a las palabras justas, guíanos, Oh Señor, a los actos más perfectos, guíanos, Oh Señor a la moral correcta, porque que nadie excepto Tu  puede guiarnos hacia ello, y Tu puedes hacer todas las cosas.
Oh Dios, Oh Señor, haznos capaces de todo lo que es bueno, apártanos de todo lo malo.  Te suplicamos nos indiques todo aquello que es bueno y justo. Donanos, Oh Dios, confianza, paz, tranquilidad, seguridad  y fe para nosotros y para nuestra gente, nuestras familias y para toda la humanidad, para todas las naciones, todas las creaturas de Tu gran creación.
Dónanos, Oh Señor el bien en este mundo y en el otro, y protégenos del tormento del fuego.
Trae o Dios paz a la tierra de paz, Oh Maestro de esplendor  y honor, remueve la injusticia de los oprimidos en esta tierra, nutre a tu pueblo que tiene hambre, custodialos contra el miedo, y aléjalo del mal y de los hacedores del mal, de los agresores inicuos, Oh Señor de los Mundos.  .
Meditación musical musulmana.

MOMENTO FINAL

A continuación se escucharán las palabras del Papa Francisco, y a continuación las de los dos Presidentes, cada uno de ellos orará por la paz.  Al finalizar los dos  Presidentes y el Santo Padre intercambian saludos, estrechan sus manos y plantan un pequeño árbol de olivo, como signo duradero del común deseo de paz entre el pueblo palestino y el pueblo israelí.

No hay comentarios: