Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 24 de abril de 2015

10 años del inicio del ministerio petrino de Benedicto XVI, un viaje inolvidable (1 de 2)

23/4 – 26/4/2005 

Llegué a Roma, la bellisima, con LH via Frankfurt, el sabado 23/4 muy temprano. Deposite la valija en un hotel que no merecía 3* (entre Piazza Spagna y Piazza del Popolo) y me fui derecho al Vaticano naturalmente "a piedi", a investigar hasta donde podría o no llegar, y donde convendría ubicarme al día siguiente 24/4 para estar allí en el "inicio del ministerio petrino del obispo de Roma Benedetto XVI". La plaza de San Pedro estaba concurrida y las filas para entrar a la Basílica y/o visitar la tumba de JP (otra fila - tenía que hacer las dos!) interminables, cosa que me di cuenta recién después de haberme colado a una ....... Asi espere solo dos horas para visitar a JP II, pero estaba sin la cámara! De todas maneras volvería!. Estar frente a la tumba fue la primera de tantísimas emociones sucesivas que se fueron acumulando durante el viaje, ligadas a JP II. Sentía dicha de estar allí, sentía su presencia.... si bien fué un poco decepcionante no poder siquiera arrodillarme para besar el lugar, solo mandarle un beso al aire y adelante.... pero ese día al menos pude rezar si bien un poco alejada, escondida detrás de la gente, pero dentro de la atmosfera del lugar (cosa que ya no permitían el domingo), hasta que un guardia me "invito" amablemente a retirarme. Luego volvería al hotel por la cámara y nuevamente al Vaticano!



La fila para entrar en la basílica era algo más corta..., fui derecho a la capilla del SSmo Sacramento (en realidad con tanta gente único lugar de la basílica misma donde se respiraba oración, presencia y absoluto silencio, y la emoción de estar en un lugar de oración por donde pasaba JP II. En algún momento recordé, con cierta nostalgia otras épocas, viajes anteriores en que "paseabamos" por la basílica sin guardias ni controles electrónicos... otros tiempos, otro mundo, mucha menos gente, menos oración? 
El resto del dia lo pase "caminando" el Vaticano y Roma, descubriendo/ redescubriendo lugares .. Así descubrí el Santuario della Divina Misericordia - Chiesa Santo Spirito in Sassia, a tan solo 100 mts de la Basílica de San Pedro (JP II bendijo la imagen de Jesús Misericordioso en 1995) 
También (donde creo que jamás habia entrado a pesar de estar sobre la Via Concilizione misma!) Santa Maria del Carmelo in Traspontina (la parroquia del papa) Allí me impactó (a la entrada) una foto de JP II de joven operario en la mina, en epocas de furioso comunismo, portando el escapulario de la Virgen del Carmen como única “camisa”, el que nunca tuvo "paura".

Bajo la foto una nota dice que JP II después del atentado en la Plaza San Pedro (13 05 1981 a las 17.17) encargó a los carmelitas le confeccionaran un nuevo escapulario porque el que tenia se le había manchado de sangre!
En casi todas las iglesias de Roma, de alguna u otra manera, me encontré con Jesus Misericordioso y San Pio de Pietralcina (me recordaban que debía ir a Lagiewniki y a San Giovanni Rotondo)


Roma sigue siendo tan hermosa y misteriosa como siempre. Tienta a andar sin mapa, aunque se aparezca en el lugar de partida (con mi sentido de orientación nulo). Es un riesgo que no se corre cuando se viaja en grupo....... 
Andando y andando se me hizo la noche de mi primer maravilloso dia en Roma (habia partido de Buenos Aires el dia anterior por la mañana).

Pero estaba exhausta, me sentia mal, con un fuerte dolor de cabeza y sin animarme a tomar nada porque no habia comido nada. Casi angustiada si al otro dia no podria ir.... 

Me acosté con todas las características de una verdadera jaqueca. Dejé todo en manos de JP II, casi le reclamé que había venido a Roma solo a eso, estar alli el domingo (y a visitar su lugar de descanso!) y que no podía ser que no pudiera hacerlo...... todo salió bien. Fue como el primero de los pequeños milagros que se me dieron en el viaje.


Domingo 24/4 "inicio del ministerio petrino del obispo de Roma, Benedetto XVI.

Me levante fresca y temprano para estar en la plaza antes de las 7.30 am (la misa comenzaba a las 10.00) Mochila al hombro, cargué cámara, anteojos, una botellita de agua (si bien repartían en todas partes en la plaza), caramelos y sombrero para el sol, obviamente sin tomar ni comer nada, donde encontraría un baño despues? (los había químicos si por todas partes, pero estando sola podría perder el lugar que soñaba encontrar...)

A medida que me iba acercando la esperanza de encontrar un buen lugar iba "in crescendo".......

 ya entrando en la Via Della Conciliazione satisfacción casi total..... estaría "dentro" de la plaza. Pero no, todavía se podía seguir avanzando paso a paso.... cuando quise darme cuenta había entrado dentro de una "marea" de gente portando entradas.....de parado pero verdaderas entradas! Como decía mi tia a veces hay que empujar para poder llegar! Discretamente si.. me encontré al lado de una monjita que cantaba en el coro... si bien no la pude seguir hasta el coro mismo, logre ubicarme inmediatamente detrás de las divisiones, a la altura de la pirámide, separada de los que estaban sentados por el pasillo donde después pasaría Benedicto XVI! Estoy segura que no fue mera suerte........

Me toco estar en un grupo de alemanes y holandeses, que de italiano nada... (hasta debí traducirles algunos conceptos de la homilía de Benedicto XVI del italiano!) Pero que humilde me sentí cuando los escuche rezar en latin! Que profundidad de sentimientos y oración... Fue una verdadera fiesta en la cual parecía que todos hablábamos el mismo idioma. Un gesto, una sonrisa, un ademán me hacían recordar "li sentiamo parlare la nostra lingua! texto biblico Atti,2,1-18.20-21“
Benedicto XVI en su mix de sencillo y profundo fue muy aplaudido, sobre todo cuando se dirigió a los jóvenes, a distintas etapas de evangelización, al demostrar su profundo cariño, admiración y respeto por JP II ("la Iglesia está viva y es joven" refiriéndose a los días de la enfermedad de JP II y los funerales). Pero también cuando habló de la misión del pastor y de los signos: el palio y el anillo del pescador identificándose con los apostoles. Me gustaron en especial algunas expresiones y citas: la de los "desiertos exteriores e interiores". "Los desiertos exteriores se multiplican en el mundo, porque se han extendido los desiertos interiores" "Los hombres vivimos alienados, en las aguas saladas del sufrimiento y de la muerte: en un mar de oscuridad, sin luz. La red del Evangelio nos rescata de las aguas.... y nos lleva al resplandor de la luz de Dios". Y "Tengo, además otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz y habrá un solo rebaño, un solo Pastor" (Jn 10,16) "Y aunque eran tantos, la red no se rompió" (Jn 21,11). agregando "Señor......"no permitas que se rompa tu red y ayúdanos a ser servidores de la unidad" . La riqueza de su "no programa" de gobierno "no hacer mi voluntad, no seguir mis propias ideas, sino ponerme, junto con toda la Iglesia, a la escucha de la palabra y de la voluntad del Señor y dejarme conducir por él, de tal modo que sea él mismo quien condeuzca a la Iglesia en esta hora de nuestra historia". Su saludo final fue obviamente dirigido a los jovenes recordando palabras muy queridas "No tengais miedo de Cristo, El no quita nada, y lo da todo..... Si, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida. Amén"


Al terminar la ceremonia algunos privilegiados pudimos ver al papa casi cara a cara.... en un trayecto corto desde el altar por una pequeña vuelta circular detrás de la pirámide, por el pasillo mismo entre los invitados sentados y los parados... y allí estaba yo con mi cámara digital nueva, pensando que iba a sacar unas fotos bárbaras, nada de nada, se me atoró la cámara ........primero me dio mucha bronca.... bueno no importa estuve alli y recuerdo su sonrisa...... No se cuanto duro la ceremonia completa, creo que a eso de las 14.00 comenzó la desconcentración sin apuro de nadie. Era un día para disfrutarlo a pleno. Hasta el clima ayudo, soleado y agradable, comenzó a lloviznar recién por la tarde.
Me faltaba visitar nuevamente el lugar de reposo de JP II, ahora si cámara en mano a enfrentar una fila interminable, (en formación de a +/- 10 hasta los controles electrónicos)


Si bien hacia adentro era algo mas corta que el dia anterior, por el acceso mas directo, pero también mas controlado. Era domingo de fiesta y fin de semana largo en Italia....estaban todos los italianos junto a otros turistas y creyentes, de cerca y de lejos, todos juntos, de terror... . Un descontrol. Trate de acercarme un poco y vi que iba a ser muy difícil y que algunos se arriesgaban..... Entonces yo también porqué no? alli sí me cole a sabiendas y hasta me senti con cierto derecho por haber venido de "lontano"........ Pero como hacerlo? No me atrevía a trepar y saltar la reja de madera si me pasaba algo..... Recién comenzaba el viaje...... pero me acorde de de Bono y su teoría de la salida impensable....calcule el espacio de las rejas de madera, pase la mochila, me hice más delgada y me deslize por las aberturas, casi sintiéndome una sirena........ para mi estupor un policia italiano me aplaudió! Con un touch de vergüenza, haciendo de tripas corazón, forme fila ordenadamente para los controles ....y alli estaba ya en la cola para ingresar. Esta vez, con mucha más gente que el sábado, el paso por la tumba fue fugaz..... foto y adelante........el guardia un italiano grandote poniendose delante de los que ya habían pasado... nada se podía hacer.....ya habrá otra ocasión!
Tambien visité las tumbas de Pablo VI (foto en el costado izquierdo, debajo de la de JP II) y Juan XXII. Satisfecha y enriquecida después de un día realmente “full” busque mi rincón favorito para descansar los pies (ángulo exterior de la última columna cerrando el círculo de la columnata) En realidad ese era mi "banco en la plaza" donde pase distintos momentos - algunos con el rosario en la mano, con una vista espectacular de toda la plaza, basílica al fondo). Desde allí también pude ver por las grandes pantallas el saludo de los cardenales.
Seguí disfrutando del día, me pasee por la plaza adornada con banderas bávaras, bávaros orgullosos vestidos con trajes regionales...




no faltaban banderas polacas por todas partes, argentinas pocas, dos eslovenas..... seguí a una de ellas para tratar de averiguar dónde ubicar a mi primo 2do en el Vaticano y poder visitarlo al día siguiente. En realidad, bastante inconsciente de mi parte. No había cobrado conciencia, hasta ese momento, de su importancia y alto rango, pero sentía unas tremendas ganas, casi obligación, de ir a saludarlo. Bueno, además considero positivo que, de vez en cuando, se vea cara a cara con alguno de sus parientes menos importantes. Pero, sinceramente siempre lo admiré y quise mucho.