Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 28 de abril de 2015

10 años del inicio del ministerio petrino de Benedicto XVI, un viaje inolvidable (2 de 2) 23/4 – 26/4/2005

Lunes 25/4 
Este dia en realidad estaba destinado a mi amigo San Pio de Pietralcina (pensaba ir a San Giovanni Rotondo desde Roma (ya que lo de Slovenia fracasó) , pero me acobardé por si me sorprendia algun paro.....tan comunes en Italia. Entonces segui recorriendo y re descubriendo, enfile hacia la Piazza del Popolo (no me la acordaba tan linda) y luego hacia la Piazza de la Rotonda y el Panteón, que tampoco recordaba bien (hay que ir mas a menudo!- cuando será la próxima?) Luego nuevamente al Vaticano, y después de algunas vueltas, tocar timbres, abrir puertas y pasar por varios salones, testaruda como soy pude finalmente dar con mi primo 2do, sin haber solicitado entrevista......(que inoportuna - en momentos tan especiales, pero yo estaba alli y no vivo a la vuelta de la esquina!). Fue una charla corta como para pasar saludos de todos y el me transmitio algunos saludos muy especiales. Me dio la sensacion que es feliz y se siente realmente "hecho" con su trabajo (trabajo?) o misión que desempeña, que esta muy ocupado, muy cerca de Benedicto XVI (me hizo sentirme mas orgullosa, de verdad) Supongo que lo estarán todos los parientes (bueno también rezamos por él, al menos yo!)

Por la tarde se llevaba a cabo la visita del Vescovo odi Roma a la Basilica San Paulo fuori le mura, simbolico abrazo de todo el mundo, pero esperé en vano en la plaza mirando a las pantallas.....me habia fallado el coraje en irme hasta alla.... los pies no daban mas.....y temia tener que caminar demasiado. (me lo tenia merecido, por no haber ido al Slovenik, seguro que habian organizado algo).
Terminado el periplo romano puedo decir que éste fue un fin de semana cargado de vivencias MUY fuertes, a tal grado que si me tenia que volver el lunes mismo a Buenos Aires no me hubiese importado, pero QUE! todavia me faltaba Polonia!
Desde Roma, ademas de San Giovanni Rotondo (que en realidad quedaba bastante lejos) me quedo pendiente el Santuario Madre delle Grazie, Mentorella en Capranica Predestina, a 55 kms de Roma, adonde JP II iba a cantar el “Magnificat” y a recuperar su paz interior, lejos del bullicio romano / vaticano.

Algunos comentarios adicionales: En Roma me aloje en un hotelucho muy centrico (caro, feo, pero muy bien ubicado) Mi primo 2do casi me echó en cara no haber ido al Slovenik. No hay otra si un esloveno va a Roma, sin duda! Asi que a no buscar otro alojamiento en Roma!
El martes cuando me iba me di cuenta que en 4 dias solo habia comido dos comidas.... una pizza con una bebida, y un plato de fideos con salsa y una lata de coca cola, pero a que precios! 20 euros cada comida (dentro del Vaticano) . Caro, carisimo todo, pero que importaba! A pesar de tener la tablita aprendi a no comparar lo importante. Ni hablar de comprar ropa, zapatos... y si cunde la tentación consultar la tablita! Es para salir espantado. Un lindo traje de hilo puede costar aprox 350 o 400 €.... Recuerdos en Roma no pude ni comprar, pero por otro motivo: era tanto el descontrol entre italianos y turistas, que parecia mas un mercado persa que un lugar de peregrinación. Pero que importaba, si me iba para Polonia!
Que valga además como experiencia para Italia la importancia de un celular (para nosotros del sur americano). Parece que ya no existen “cabinas” (es de 3er mundo), los teléfonos públicos no funcionaban o no los sabia usar? (en todas partes se cuecen habas - así que regale la tarjeta), y cyber no hay por ningún lado! Había localizado uno pero no entendía nada, todo era con monedas, y no me quisieron entender que monedas no tenia... todavía estoy intentando mandar un email. Tan poco me comuniqué durante este viaje, que mi hermana, en una de mis llamadas, graciosamente me preguntó "todavia andas sola"?