Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 9 de noviembre de 2009

“Si Europa todos te miran!” El muro de Berlín y todos los muros


Años antes de la efectiva caída del muro Juan Pablo II inmensamente preocupado por Europa y “el estado de crisis en el que se encuentra, al asomarse al tercer milenio de la era cristiana” en el magnifico discurso del Acto Europeo en Santiago de Compostela el 9 de noviembre de 1982 - año santo “Xacobeo” al terminar su peregrinación por tierras españolas decía: “
“Ayer, este Continente exportó la guerra: hoy, le toca ser «artesano de paz». Confío en que el mensaje de humanismo y de liberación, herencia de su historia cristiana, pueda fecundar todavía a sus pueblos y siga resplandeciendo en el mundo” y lanzaba aquel histórico grito a Europa “Vuelve a encontrarte. Sé tú misma. Descubre tus orígenes. Aviva tus raíces.”

No lo puedo remediar me siguen saltando lagrimas de emoción al ver por TV o en videos los momentos de la “caída del muro”, es como volver a vivir el desborde de alegría rayando una sana locura humana que abrazada corría en ambas direcciones este-oeste y oeste-este en medio de risas y llantos y una fuerte dosis de incredulidad ante la sorpresa y un extraño no entender nada de los guardias petrificados - testigos mudos de aquel bullicio y algarabía a uno y a otro lado del humillante paredón.. Esa inmensa multitud cuyo sentir imagino imposible de describir traspasaba ahora corriendo sin obstrucciones, ni guardias, ni temores el histórico “muro” hacia uno y otro lado. Muro que ya había comenzado a caer mucho antes que se desplomara “en un mundo donde parece triunfar el mal, donde parece que a veces se ahoga la esperanza

Tan solo dos meses antes de la caída del muro en su .Carta Apostólica con ocasión del 50 aniversario del comienzo de la II guerra mundial el Papa hacía el famoso Llamamiento a Europa “¡Sí, Europa, todos te miran, conscientes de que siempre tienes algo que decir, después del naufragio de aquellos años de fuego: la verdadera civilización no está en la fuerza, sino que es fruto de la victoria sobre nosotros mismos, sobre las potencias de la injusticia, del egoísmo y del odio, que pueden llegar a desfigurar al hombre!”

.Ahora està en nosotros seguir derribando muros. “Que la condena común y sincera del nazismo, al igual que la del comunismo ateo, nos impulse a todos al compromiso de construir en el perdón la reconciliación y la paz.”… “nada puede mejorar en el mundo, si no se supera el mal. Y el mal sólo puede superarse con el perdón" (Benedicto XVI)

No hay comentarios: