Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 2 de noviembre de 2009

Karol Wojtyla administrador de los «misterios de Dios»


La primera Misa de Karol Wojtyla
“Como era natural, Karol había elegido la catedral de Cracovia, en lo alto del Wawel. No podía celebrar su primera Misa más que en el Santuario donde esta escrita la historia de Polonia. La historia de su tradición religiosa y de su martirio. La historia nacional y civil. La historia de su cultura, de su heroísmo y de la lucha mantenida durante siglos por reconquistar una y otra vez la libertad perdida y suprimida.
Su nueva vida tenia que iniciarse allí, en el Wawel para expresar como había madurado su particular vínculo que le unía con todas las memorias de la nación. Y para rendir homenaje a cuantos habían ejercido una importante influencia sobre su formación cristiana y patriótica. […]
El día anterior – 1 de noviembre de 1946 – se había convertido en sacerdote, o como dice san Pablo administrador de los «misterios de Dios»
[…]
Se había arrodillado ante monseñor Sapieha, y el arzobispo en pie y en silencio, le impuso las manos sobre la cabeza. En aquel momento, escuchando ese antiguo himno de la Iglesia, el Veni Creador Spiritus, Karol tuvo una sensación extraña, como si desde lo alto realmente descendiera una «fusión de gracias» como si el Espíritu Creador realmente bajara allí, hasta el centro de aquella capilla. Fue en aquel preciso instante, cuando comprendió finalmente que su vida había cambiado. Para siempre.
[…]
“«La Iglesia – dijo el arzobispo – afronta tiempos difíciles, por lo que ha de poder contar con sacerdotes preparados. Sacerdotes que sepan anunciar a Cristo a los hombres, y que también estén cercanos a sus problemas, tanto personales o familiares, como los de índole social.»
Por esa razón Sapieha decidió adelantar el momento de ordenación sacerdotal de Wojtyla, con el fin de enviarle inmediatamente a Roma, para estudiar el doctorado en teología. Y sin pensárselo dos veces, eligió un día bastante insólito para una ceremonia de ese estilo, la fiesta de Todos los Santos. Aquella mañana, en su capilla posó sus manos sobre la cabeza del joven diacono consagrándolo sacerdote para siempre.
Veinticuatro horas después celebró su primera Misa en la catedral de Wawel. Realmente fueron tres misas, las que se permite celebrar a los sacerdotes en la solemnidad de los difuntos. Karol celebrò las tres en la antigua cripta románica de San Leonardo, la más cargada de historia y que se encuentra al lado de las tumbas reales.”

Gian Franco Svidercoschi: Historia de Karol, Edicions Internacionales Universitarias, 2003
Invito leer mi post – Recordando la primera Misa de Karol Wojtyla en la cripta San Leonardo

No hay comentarios: