Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 20 de enero de 2009

Gaza - libertad de prensa

Llamamiento de los medios de comunicación de todo el mundo a las autoridades israelíes

…Y a las autoridades de todos los países donde ocurran hechos similares.

Con su influencia amplísima y directa en la opinión pública, el periodismo no se puede guiar únicamente por las fuerzas económicas, por los beneficios y por los intereses particulares. Al contrario, hay que sentirlo como una tarea en cierto sentido "sagrada", realizada con la conciencia de que se os confían los poderosos medios de comunicación para el bien de todos y, en particular, para el bien de los sectores más débiles de la sociedad: los niños, los pobres, los enfermos, los marginados y discriminados.

No se puede escribir o transmitir sólo en función del índice de audiencia, en detrimento de servicios verdaderamente formativos. Tampoco se puede recurrir indiscriminadamente al derecho a la información, sin tener en cuenta otros derechos de la persona. Ninguna libertad, ni siquiera la libertad de expresión, es absoluta, pues encuentra su límite en el deber de respetar la dignidad y la legítima libertad de los demás. Nada, por más fascinante que sea, puede escribirse, realizarse o transmitirse en perjuicio de la verdad. Aquí no sólo pienso en la verdad de los hechos que referís, sino también en la "verdad del hombre", en la dignidad de la persona humana en todas sus dimensiones

Del discurso del Santo Padre Juan Pablo II con motivo del jubileo de los periodistas, 4 de junio 2000

2 comentarios:

JORGE dijo...

Cuando se pierde la noción de la importancia de la dignidad de la vida humana, ocurren estas barbaridades. Hay grandes y profundos errores en las dos parte.

Que el Espíritu Santo de Dios cambie esos corazones.

Bendiciones.

Ljudmila dijo...

Sin duda debe haber errores de ambos lados,pero nada justifica las muertes y el odio. Recemos por ellos.