Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 11 de julio de 2011

II Congreso Apostólico Mundial de la Misericordia Divina




Tal como había anunciado en este blog entre los días 1 al 5 de octubre de 2011, se llevará a cabo en Cracovia, el II Congreso Apostólico Mundial de la Misericordia Divina (WACOM – World Apostolic Congres On Mercy).

El primero tuvo lugar en Roma en el 2008.

El encuentro se realizará en el Santuario en Cracovia – Łagiewniki, sede del centro mundial del culto a la Misericordia Divina y la inscripción ha sido postergada hasta el 31 de agosto 2011.
En un post anterior había anticipado el programa que recomiendo ver en el sitio oficial del Congreso, por si se produce algún cambio.


No es esta la primera vez que se realiza un Congreso sobre la Divina Misericordia en Cracovia, sitio donde ya han tenido lugar varios, además de simposios y otros eventos dedicados a profundizar el misterio de la Divina Misericordia, si bien a nivel local respondiendo al llamado de Santa Faustina y del Beato Juan Pablo II.

En la pagina oficial del Congreso podemos ver que con ocasión del 100 aniversario del nacimiento de santa Sor Faustina, entre los días 7 y 9 de octubre de 2005, tuvo lugar el II Congreso Internacional de los Apóstoles de la Divina Misericordia, bajo el lema: Llevar al mundo el fuego de la Misericordia, lema que se refería al mensaje básico que nos dejó santa Sor Faustina, así como a las palabras que el Papa Juan Pablo II pronunció en su última peregrinación a Łagiewniki, en la que expresó

en este santuario, quiero consagrar solemnemente el mundo a la Misericordia divina. Lo hago con el deseo ardiente de que el mensaje del amor misericordioso de Dios, proclamado aquí a través de santa Faustina, llegue a todos los habitantes de la tierra y llene su corazón de esperanza. Que este mensaje se difunda desde este lugar a toda nuestra amada patria y al mundo”, deseoso que de allí emane la "la chispa que preparará al mundo para su última venida" (cf. Diario, 1732, ed. it., p. 568). “Es preciso decía el Beato Juan Pablo II - encender esta chispa de la gracia de Dios. Es preciso transmitir al mundo este fuego de la misericordia. En la misericordia de Dios el mundo encontrará la paz, y el hombre, la felicidad.”

No hay comentarios: