Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 13 de mayo de 2014

Juan Pablo II y Fátima



“He venido en peregrinación a Fátima, como la mayoría de ustedes, amados peregrinos, con el rosario en la mano, el nombre de Maria en los labios y el canto de la misericordia de Dios en el corazón: el también “a mí me ha hecho grandes cosas…..su misericordia se extiende de generación en generación” (Lc 1,49-50)” decía el Papa Juan Pablo II en su saludo a los presentes en la capilla de las apariciones en Fátima el 12de mayo de 1982  y les confiaba que “hace ya mucho tiempo que tenía intención de venir a Fátima…desde que ocurrió el atentado en la Plaza San Pedro, hace un año al tomar conciencia mi pensamiento se dirigió de inmediato a este Santuario, para colocar en el corazón de nuestra Madre celeste mi agradecimiento por haberme salvado del peligro. He visto en todo lo que estaba sucediendo – no me canso de repetirlo -  una protección maternal especial de Nuestra Señora. Y en la coincidencia – no existen las simples coincidencias en los diseños de la divina Providencia – he visto también un llamado, quizás un clamor a prestarle atención al mensaje que partiera desde aquí hace 65 años transmitido por intermedio de tres pequeños, hijos de humildes pobladores del lugar, los pastorcitos de Fátima,  como son conocidos universalmente.


El año del Jubileo 2000 en su última visita a Fátima el Papa Juan Pablo II después de la oración en alabanza a la Virgen, en la Capilla de las Apariciones, “entregó”  un anillo a Nuestra Señora, dejando escrito su mensaje: “Este anillo, con la efigie de Nuestra Señora y las palabras “Totus Tuus”, me lo dio el Cardenal Stefan Wyszynski, en los primeros días de mi Pontificado. Con mucha alegría, lo ofrezco a Nuestra Señora de Fátima en señal de mi profunda gratitud por la protección que me tiene concedida”.

Recuerdo con cariño y nostalgia (porque no he vuelto a ir) mi viaje, casi accidental a Fátima hace muchos años. Estaba haciendo un curso en Londres y quería aprovechar para visitar Fátima. Partí el viernes a la noche a Lisboa. Tenía dos días libres y el domingo lo dedique a visitar el  Santuario de Fátima. Resultó ser una visita muy especial porque – sin saberlo – en Fátima celebraban los 100 años de la llegada de los claretianos a Portugal. Había llegado temprano y pude visitar la capilla de las apariciones después de insistir fuertemente que venía de lejos, porque – argumentaban – ese día solamente podrían pasar quienes hubieran hecho una promesa. Yo no venia por una promesa pero con muchas súplicas. Sin saberlo de antemano me vi envuelta en una multitud que participaba con profunda devoción y emoción,  mucha gente humilde con el rostro curtido por el sol llenaba por completo la explanada delante del Santuario para la celebración de la Misa.  Una visita inolvidable. Por la tarde me dedique a visitar los lugares santos cercanos. 
Hoy buscando el enlace al Santuario de Fátima me encontré en el sitio del Santuario - transmisiones envivo- con preparativos para una celebración y pude “presenciar” la Misa en la Capelinha  presidida por el obispo emérito de Mercedes, Rubén Héctor Di Monte con quien concelebraban sacerdotes de Argentina, Colombia y Mozambique. En su saludo final el Obispo Di Monte invitó a rezar la oración a San Miguel Arcángel,  recordando que hace algo más de un año cuando un Papa llegaba y otro se iba inauguraron juntos en los jardines vaticanos una estatua en su honor. Ambos sabían – dijo entre otros – del poder de Satanás y de la urgente necesidad de oración en el mundo de hoy para luchar contra su influencia maligna.

Invito ver posts etiquetados Fátima.

No hay comentarios: