Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 28 de mayo de 2014

Pontifico Santuario Maria SS.ma "ad Rupes"


En el marco del Año Mariano 1987-1988 el domingo 1ro de mayo de 1988 el Papa Juan Pablo II anunciaba que por la tarde visitaría el Pontificio Santuario de Maria Santísima “ad Rupes” (en las rocas),  “para honrar junto con toda la diócesis de Civita Castellana a su patrona celeste, cuya imagen desde hace más de un año y medio está peregrinando por todas las parroquias con el fin de invitar a los fieles a adorar a su Hijo Jesús, único Señor, que ofrece al hombre el verdadero sentido de la vida.”


En el mismo Regina Caeli Juan Pablo II resumía brevemente la historia de este Santuario que se encuentra en la provincia de Viterbo, diócesis de Civita Castellana, a sólo 40 kms de Roma, sobre el Valle Suppentonia, en el centro de un altiplano entre Nepi y Civita Castellana.  El papa invitaba a todos unirse en “oración a la Virgen de las Rocas con las palabras del himno que se eleva a Ella en aquel santuario:

"¡Míranos con rostro benigno y escucha el suspiro de los corazones!" ¡Bendice nuestras familias, socórrenos en los grandes peligros! ¡Ayúdanos a recorrer contigo el camino de la plena fidelidad a Jesús y a la Iglesia! ¡Y guíanos a la victoria sobre el mal, para triunfar contigo y con Jesús!”

 “La historia de este Santuario – explicaba entre otros Juan Pablo II - se remonta al siglo V. Efectivamente, en las grutas excavadas en las rocas del Valle Suppentonia vivieron primero numerosos anacoretas, a los cuales sucedieron después los monjes benedictinos. Estos hombres, para corroborar su fe y su piedad, visitaban frecuentemente una gruta, en la cual habia una imagen de la Virgen. Entre estas santas personas podemos recordar a los abades Anastasio y Nonnoso. Otros santos, en los siglos siguientes, se acercaron allí en peregrinación afrontando a veces largos y fatigosos viajes. Los más conocidos entre ellos son San Benito José Labre, San Leonardo de Puerto Mauricio, San Odón, abad de Cluny, y San Pablo de la Cruz. Estos ejemplos nos hacen comprender bien cómo los santuarios marianos son lugares hacia los que el hombre se siente atraído, porque allí experimenta una particular presencia de Dios y puede reforzar los propósitos de vivir a fondo la vida cristiana.
Tras un período de abandono, el santuario de María Santísima "ad Rupes" recobró nuevo esplendor gracias a la obra del humilde eremita fray Giuseppe Andrea Rodio, que lo embelleció, y excavó en la roca una escalera de 144 peldaños, para facilitar el acceso de los fieles deseosos de permanecer en oración ante la dulcísima imagen de la Virgen. La pintura, que quizá retoma un fresco precedente impreso sobre las paredes tobosas, representa a la Virgen con las manos unidas y la vista hacia abajo mirando al Niño dormido en sus rodillas, lo contempla, rezando por todos los que imploran su intercesión.El santuario de la Virgen de las Rocas, gracias a la presencia, en el pasado, de los padres franciscanos, y hoy de los religiosos de San Miguel Arcángel, vive una nueva etapa como centro de plegaria y espiritualidad para todos los que buscan a Dios en el silencio y en la penitencia tratando, mediante la Santa Virgen de escucharlo y encontrarlo en lo profundo del corazón, para obtener nuevas energías en el cumplimiento de sus deberes.”

Llegado por la tarde del 1ro de mayo de 1988 Juan Pablo II rezó ante la imagen en el Santuario y luego le habló a la población. Al finalizar sus palabras se dirigió a Nuestra Señora “ad Rupes” con una plegaria. 

Este mes de mayo ha sido rico en acontecimientos en el Santuario comenzando con un evento cultural con ocasión de la conmemoración de la visita al Santuario del Papa Juan Pablo II el 1ro de mayo y –entre otros -  una Vigilia de Oración el 13 de mayo, peregrinaciones diocesanas



 y una Misa de acción de gracias por la canonización de dos Papas santos Juan Pablo II y Juan XXIII. 



 El nro noviembre-diciembre 2013 de la revista que publica el Santuario contiene numerosas fotografías de la visita del papa Juan Pablo II y citas de sus textos para el calendario 2014.

La página oficial del Santuario nos brinda detalles adicionales y fechas : El culto a Nuestra Señora comenzó en 520 cuando los monjes benedictinos llegaron al lugar, quienes permanecieron hasta 1258. Después de siglos de abandono el Santuario recobró vida  alrededor de 1777, con  la llegada de Fray Giuseppe Andrea Rodio (1745-1819). En 1892 el Santuario fue confiado a los Hermanos Menores de la Provincia de la Santa Cruz de Sassonia. En 1912 todo el complejo paso a manos de la Santa Sede y el Santuario fue elevado al título de Pontificio. En enero de 1982  la Orden de los franciscanos fue reemplazada por una nueva comunidad religiosa, actuales Custodios del Santuario: La Congregación de San Miguel Arcángel, fundada por el Beato Bronislao Markiewiz (1842-1912) .  A la gruta de Nuestra Señora puede accederse por dos caminos. El primero es la escalera de Fra Rodio y el otro es la Via Panoramica llamada Camino San Juan Pablo II. Según estudios realizados el cuadro actual realizado en tela se supone ha reemplazado a un fresco que adornaba la pared de la Gruta que con el tiempo se fue deteriorando por la humedad.  En la iconografía mariana Nuestra Señora “de la roca” representa una rara imagen en la cual la Virgen adora al niño dormido sobre sus rodillas.  La devoción y el culto a Nuestra Señora “ad Rupes” Patrona de la diócesis de Civita Castellana – ha sido fortalecida con la solemne coronación de la Sagrada imagen el 17 de mayo de 1896. La imagen ha visitado todas las parroquias de la Diócesis en dos oportunidades: en 1949 y en 1986-1988. El papa Juan Pablo II rezo ante la imagen el 1ro de mayo de 1988 y a partir del 16 de octubre de 2011 en la Gruta de Nuestra Señora se venera una reliquia de San Juan Pablo II. 

No hay comentarios: