Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 6 de julio de 2009

Oración por Honduras


Por mis amigos en Honduras
y muy especialmente por ti Sandra y todos los tuyos.
“Ave, llena de gracia,
bendita entre las mujeres,
Madre de Dios y Madre nuestra,
Santa Virgen María
Te encomiendo todos los países de esta área geográfica.
Haz que conserven, como el tesoro más precioso,
la fe en Jesucristo, el amor a ti, la fidelidad a la Iglesia.

Ayúdales a conseguir, por caminos pacíficos, el cese de tantas injusticias, el compromiso en favor del que más sufre, el respeto y promoción de la dignidad humana y espiritual de todos sus hijos.
Tú que eres la Madre de la paz, haz que cesen las luchas, que acaben para siempre los odios, que no se reiteren las muertes violentas. Tú que eres Madre, enjuga las lágrimas de los que lloran, de los que han perdido a sus seres queridos, de los exiliados y lejanos de su hogar; haz que quienes pueden, procuren el pan de cada día, la cultura, el trabajo digno.

Bendice a los Pastores de la Iglesia, a los sacerdotes, a los diáconos, a los religiosos y religiosas, a los seminaristas, catequistas, laicos apóstoles y delegados de la Palabra. Que con su testimonio de fe y de amor sean constructores de esa Iglesia de la que tú eres Madre.

Bendice a las familias, para que sean hogares cristianos donde se respete la vida que nace, la fidelidad del matrimonio, la educación integral de los hijos, abierta a la consagración a Dios. Te encomiendo los valores de los jóvenes de estos pueblos; haz que encuentren en Cristo el modelo de entrega generosa a los demás; fomenta en sus corazones el deseo de una consagración total al servicio del Evangelio.

Señora de América,
Virgen pobre y sencilla,
Madre amable y bondadosa,
tú que eres motivo de esperanza y de consuelo,
ven con nosotros a caminar,
para que juntos alcancemos la libertad verdadera
en el Espíritu que te cubrió con su sombra;
en Cristo que nació de tus entrañas maternas;
en el Padre que te amó y te eligió
como primicia de la nueva humanidad.
Amén.

No hay comentarios: