Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 11 de diciembre de 2009

Un recuerdo para el Dr. Stefan Falež


Una vida dedicada a los hijos e hijas de la nación eslovena.
El 9 de diciembre pasado falleció el Dr. Stefan Falež, primer embajador de la Republica Eslovena ante la Santa Sede.
Nacido el 3 de diciembre de 1920 en el pueblo de Orehovo, cerca de Maribor, estudio derecho en Ljubljana. Cuando en abril de 1941 Alemania invadió Yugoeslavia se encontraba trabajando en Belgrado. Entonces regreso a Eslovenia y en diciembre del mismo año partió a Roma.
El gobierno del reino de Yugoslavia lo destino en febrero de 1942 a la Embajada ante la Santa Sede, tarea que desempeño hasta el otoño de 1944, cuando debido al acuerdo del gobierno ingles con NOV (“Ejercito de Liberación nacional”) renuncio a su cargo permaneciendo en Roma. Allí trabajo en la Comisión para los Refugiados y en la Oficina de la Conferencia Episcopal americana de ayuda (Catholic Relief Services) hasta 1949, cuando decidió partir a los Estados Unidos para proseguir sus estudios de postgrado en derecho internacional en la Universidad Loyola de Chicago, USA.
En 1951 la Santa Sede lo nombró representante de la Comisión Católica Internacional (ICM) en Venezuela y Colombia, donde permaneció hasta 1954 al ser nombrado secretario general de la Comisión con sede en Ginebra.
En junio de 1954 regreso a Roma donde comenzó su propio emprendimiento relacionado con turismo, construcción y hotelerìa. Fue presidente de Hotel Invest Italiana Spa y de Health Care Italiana Spa.
Alejando durante tantos años de su patria no dejo de pensar en ella y soñaba con una Eslovenia independiente mientras seguía desarrollando las mas diversas tareas relacionadas con el tema esloveno.
Entre los años 1964 y1985 colaboro con la organización técnica de los viajes papales. Organizó nueve para el Papa Pablo VI y 25 para Papa Juan Pablo II, quien lo nombre “gentiluomo”) por su desinteresada colaboración, que se extendió a los dos viajes papales de Juan Pablo II a Eslovenia (1996 y 1999).
Al declararse la independencia de Eslovenia el gobierno de la primavera eslovena al mando de Lojze Peterle, lo nombró primer embajador esloveno ante la Santa Sede. Falež representó a la Republica de Eslovenia desde el 31 de enero de 1991 (primero como encargado de negocios) (periodo durante el cual la Santa Sede reconoció la independencia de Eslovenia) y a partir del 22 de julio de 1992 como embajador hasta el 26 de mayo de 1997, cuando decidió alejarse “debido al poco avance logrado entre las relaciones entre Eslovenia y la Santa Sede” y el entonces presidente Milan Kučan acepto su renuncia.
Desde 1997 hasta el 2001 el Dr Falež fue embajador de la Soberana Orden de Malta ante la Santa Sede, luego embajador de la misma orden en Serbia y Montenegro y a partir de 2006 consejero de la embajada de la República de Eslovenia ante la Santa Sede. En el 2003 fue nombrado Cavaliere del Lavoro por el presidente de la Republica de Italia Carlo Ciampi y el 7 de marzo de 2006 la Conferencia episcopal eslovena le otorgo la distinción de los santos Cirilo y Metodio.
Eslovenia y los eslovenos agradecidos le rinden un póstumo homenaje a un gran hombre que supo interpretar los tiempos y colaborar en el proyecto histórico de la nación eslovena.

No hay comentarios: