Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 25 de agosto de 2011

JMJ 2011 una “cascada de luz” que España no podrá olvidar




Casi dos millones de jóvenes dicen algunos, otros algo más de un millón…. Digamos millón y medio si no fueron más … entre ellos 400.000 venidos de otros países. Pues bien un millón y medio de jóvenes convocados con un lema claro y directo “Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe” (cf. Col 2, 7), venidos de todos los continentes a nadie pueden dejar indiferentes… y España no podrá olvidarlo, es mas supongo que habrá por allí más de un sorprendido pues la cifra supero las expectativas más optimistas!!! Cuatro Vientos se hizo pequeño …. “No se recuerda que se haya producido nunca una concentración católica más multitudinaria en la historia de España” , una JMJ “única e irrepetible, que marcará un antes y un después en España y en el mundo”, un encuentro que seguirá dando que hablar y rendirá sus frutos, sin dudas.

Y, sin embargo, comentaba Diego Contreras “todavía hay medios serios que lo único que han ofrecido de la JMJ ha sido la polémica sobre los gastos y la protesta sofista de una minoría militante (decepcionante, hasta ahora, el New York Times: aquí y aquí). No digo que no haya que escribir de eso, pero hay que hacerlo en el contexto de un millón y medios de jóvenes que vienen a Madrid de los cuatro rincones del mundo con la esperanza de construir un mundo mejor. En los tiempos que corren, eso es una noticia de primera página y hace falta ser muy ciego para no verla. Y lo están viendo miles de personas gracias a nuevas fuentes y posibilidades del mundo on line.”

Son numerosísimos los comentarios que encontramos. El padre Fabián en su blog nos regala los videos de todos los momentos de las JMJ Madrid. Un enlace valiosísimo! “vivimos un momento histórico” decía el Director de Info Católica.

Son interesantes los datos que publica la Universidad de Navarra en un artículo titulado Impacto de la JMJ en Madrid. Avance.



Al margen de muchísima prensa de todos los tonos y colores, hubo quienes sin coincidir “Se puede no estar de acuerdo, se puede discrepar, pero nunca perder el respeto, ni la tolerancia” supo guardar el debido respeto.


Tampoco han sido tan negativas para el bolsillo español como temian algunos Hay que leer Los 18 pecados de los peregrinos JMJ... y el gran pecado de los españoles y no hay que perderse el blog “catarquico” y espontaneo del padre Jorge.


Los medios argentinos no fueron generosos con la información, diría que en algunos momentos casi ignoraron la trascendencia del encuentro en Madrid. Hemos leído, no obstante, un testimonio vivo de Inés San Martin, voluntaria argentina.



Vivencias únicas y un compromiso en puerta: “ Ahora vais a regresar a vuestros lugares de residencia habitual” les decía el Santo Padre en el Ángelus “Vuestros amigos querrán saber qué es lo que ha cambiado en vosotros… ¿Qué vais a decirles? Os invito a que deis un audaz testimonio de vida cristiana ante los demás. Así seréis fermento de nuevos cristianos y haréis que la Iglesia despunte con pujanza en el corazón de muchos” decía el Santo Padre Benedicto XVI en el Angelus ante de la partida “impresionado por el número tan significativo de Obispos y sacerdotes presentes en esta Jornada” y anunciaba oficialmente el lugar de las próximas Jornadas en el 2013. Antes de despedirse y cuando los jóvenes de España entregaban la cruz de las Jornadas a los jóvenes brasileños el santo padre les confío el cometido “ Llevad el conocimiento y el amor de Cristo por todo el mundo. Él quiere que seáis sus apóstoles en el siglo veintiuno y los mensajeros de su alegría. ¡No lo defraudéis!”


En un entrañable encuentro con los voluntarios el Santo Padre les llamaba a una reflexión profunda para sus vidas planteándose la pregunta “¿Qué quiere Dios de mí? ¿Cuál es su designio sobre mi vida? ¿Me llama Cristo a seguirlo más de cerca? ¿No podría yo gastar mi vida entera en la misión de anunciar al mundo la grandeza de su amor a través del sacerdocio, la vida consagrada o el matrimonio? Si ha surgido esa inquietud, dejaos llevar por el Señor y ofreceos como voluntarios al servicio de Aquel que «no ha venido a ser servido sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos» (Mc 10,45). Vuestra vida alcanzará una plenitud insospechada. Quizás alguno esté pensando: el Papa ha venido a darnos las gracias y se va pidiendo. Sí, así es. Ésta es la misión del Papa, Sucesor de Pedro. Y no olvidéis que Pedro, en su primera carta, recuerda a los cristianos el precio con que han sido rescatados: el de la sangre de Cristo (cf. 1P 1, 18-19). Quien valora su vida desde esta perspectiva sabe que al amor de Cristo solo se puede responder con amor, y eso es lo que os pide el Papa en esta despedida: que respondáis con amor a quien por amor se ha entregado por vosotros. Gracias de nuevo y que Dios vaya siempre con vosotros.”


Y en la despedida invitaba a todos a “difundir por todos los rincones del mundo la gozosa y profunda experiencia de fe vivida en este noble País. Transmitid vuestra alegría especialmente a los que hubieran querido venir y no han podido hacerlo por las más diversas circunstancias, a tantos como han rezado por vosotros y a quienes la celebración misma de la Jornada les ha tocado el corazón. Con vuestra cercanía y testimonio, ayudad a vuestros amigos y compañeros a descubrir que amar a Cristo es vivir en plenitud.”

En la primer audiencia General después de su regreso el Santo Padre quiso recordar brevemente con el pensamiento y el corazón los extraordinarios días vividos para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud. Ha sido, lo sabéis, un evento eclesial emocionante: cerca de dos millones de jóvenes de todos los continentes han vivido, con gozo, una experiencia formidable de fratrnidad, de encuentro con el Señor, de participación y crecimiento en lafe : una verdadera cascada de luz. Agradezco al Señor por este don precioso, que nos llena de esperanza para el futuro de la Iglesia”
(aun no está el texto en español en la página de la Santa Sede, pero no dudo que pronto lo tendremos)

En la página de la Conferencia Episcopal Española pueden leerse todos los discursos de las Jornadas



y en la página de la Santa Sede naturalmente todas las intervenciones del Santo Padre Benedicto XVI.

No hay comentarios: