Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 13 de julio de 2012

Evangelización, nueva evangelización y colegialidad a partir del Concilio Vaticano II - Juan Pablo II (4)



Fue recién en su viaje apostólico a América Central, que ante la Asamblea del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano) Juan Pablo hablo oficialmente en este continente de una “renovada evangelización”….”no de re-evangelización, pero sí de una evangelización nueva. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión.” 

El Papa esbozó brevemente lospresupuestos fundamentales para la nueva evangelización”  que se refería en primer término a los ministros ordenados y como segundo aspecto a los laicos.  Y agregaba un elemento  importante su firme y clara actitud frente al documento de Puebla.  “Una luz que podrá orientar la nueva evangelización –y es el tercer aspecto– deberá ser la del documento de Puebla, consagrado a ese tema, en cuanto impregnado de la enseñanza del Vaticano II y coherente con el Evangelio. En este sentido es necesario que se difunda y eventualmente se recupere la integridad del mensaje de Pueblasin interpretaciones deformadas, sin reduccionismos deformantes ni indebidas aplicaciones de unas partes y eclipse de otras.”  Había sido informado de problemas graves que clamaban por una  “nueva evangelización” y los hizo notar en la apertura de la XIX asamblea general del CELAM en1983.como motivo de su viaje apostólico a América Central.


Juan Pablo II volvió a hablar de la nueva evangelización en la celebraciónde Santo Domingo en su homilía del 12 de octubre de 1984,      alli donde se plantó la primera cruz, se celebró la primera Misa y se rezó la primera Avemaría

En el apartado “Tras las huellas de los evangelizadores” el Papa recordaba que “Ya en el primer viaje apostólico de mi pontificado dije que quería pasar por Santo Domingo, “siguiendo la ruta que, al momento del descubrimiento del continente, trazaron los primeros evangelizadores” (Ioannis Pauli PP. II, Allocutio ad Reipublicae Praesidem et ad civiles et ecclesiasticas Auctoritates in urbe Dominicopoli habita, die 25 ian. 1979: Insegnamenti di Giovanni Paolo II, II (1979) 124).  Por su parte, el Episcopado latinoamericano, en el Documento de Puebla, tuvo presente el evento de los 500 años de la evangelización y el reto que suponía para la Iglesia en este continente («Evangelización y religiosidad popular», Puebla , II cap. II, 3. 3). También durante el viaje apostólico a España, indiqué en Zaragoza que el V centenario del descubrimiento y evangelización de América era un acontecimiento al que la Iglesia no podía faltar (Ioannis Pauli PP. II, Caesaraugustae, allocutio in honorem Beatae mariae Virginis habita, 3, die 6 nov. 1982: Insegnamenti di Giovanni Paolo II, V, 3 (1982) 1179) .   Pero sobre todo, en el encuentro que tuve con el CELAM en la catedral de Puerto Príncipe (Haití), el mes de marzo del pasado año, decía que este centenario debíais celebrarlo con una “mirada de gratitud a Dios, por la vocación cristiana y católica de América Latina, y a cuantos fueron instrumentos vivos y activos de la evangelización. Mirada de fidelidad a vuestro pasado de fe. Mirada hacia los desafíos del presente y a los esfuerzos que se realizan. Mirada hacia el futuro, para ver cómo consolidar la obra iniciada”. Obra que debía ser “una evangelización nueva: nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión” (Ioannis Pauli PP. II, Allocutio in Portu Principis, ad Episcopos Consilii Episcopalis Latino-Americani sodales, habita, III, die 9 mar. 1983: Insegnamenti di Giovanni Paolo II, VI, 1 (1983) 698). En esa misma línea ha tenido el propósito de moverse el CELAM, al subrayar recientemente que la celebración del centenario “que queremos preparar con años de anticipación, significa tanto el reconocimiento agradecido a quienes implantaron y transmitieron la fe en este continente, como el compromiso de mantener y aumentar esta insigne herencia” (CELAM, Mensaje ante los 500 años del descubrimiento y evangelización de América Latina).” 

No hay comentarios: