Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 30 de septiembre de 2012

Jovenes europeos claman en Cracovia y en Auschwitz por un mundo sin violencia



En un mensaje de esperanza más de 2.000 jóvenes de Europa Central y Oriental, convocados por la Comunidad de Sant´Egidio marcharon sobre los rieles del campo de concentración de Birkenau en una emotiva ceremonia para construir una Europa diferente,  una Europa en paz.   Da escalofríos pensar que por allí pasaron miles y miles de víctimas de un holocausto con victimas procedentes de toda Europa, el “calvario del siglo XX”.  

“Visitaremos Auschwitz libres, porque durante estos días nos hemos liberado del germen del mal, de la violencia, del prejuicio – decia monseñor Marco Gnavi de la Comunidad de Sant'Egidio –. No queremos ser esclavos de una lógica que envenena. Juntos tendremos menos miedo. Nos tenemos que liberar de la coraza de la indiferencia y de la violencia para desarmarnos”



“La marcha avanzó a través de los rieles que fueron la última estación para muchos convoyes de jóvenes y ancianos, niños y enfermos, mujeres y hombres que durante los años de la segunda guerra mundial, en vagones de ganado procedentes de toda Europa, cruzaron el continente para llegar a este campo de la muerte. A lo largo del mismo camino que recorrieron hace setenta años muchos de sus coetáneos, los jóvenes procedentes de Hungría, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Rumania y Rusia” leemos en la página de la Comunidad de Sant´Egidio.

Los jóvenes depositaron dos coronas de flores en representación de los países participantes en este 3er Encuentro Internacional de “Jóvenes europeos por un mundo sin violencia” (20 al 23 de septiembre 2012)  organizado por la Comunidad de Sant’Egidio, una en la lápida en memoria de las víctimas judías y otra en memoria de las víctimas gitanas Rom y Sinti.


Por la mañana habían visitado el impresionante museo del campo de concentración de Auschwitz. Y por la tarde acompañados por el Requiem de Penderecki patieron hacia Auschwitz para atravesar juntos el arco de la infame torre de Auschwitz-Birkenau,


Béla Varga, judío húngaro sobreviviente de la deportación nazi durante la segunda guerra mundial decía:
“Las llamas del crematorio se apagaron, pero quizás vosotros habéis sentido todavía el calor. Estamos en Cracovia y en Auschwitz porque el racismo, el mal, el odio, todavía arden. Judíos, gitanos y otras minorías todavía son amenazadas. No queremos permitir que de esas brasas surja otro incendio. Para evitarlo os pedimos ayuda a vosotros jóvenes. ¡Ayudad, ayudad, ayudad!”.

Zeev Tibi Ram, sobreviviente del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau,  testimonió como en la deshumanidad del nazismo fue posible salvar la humanidad: “Vi mucho sufrimiento y yo sufrí mucho – dijo conmovido –. Pero no conozco la palabra venganza ni la palabra odio. En las personas yo veo al hombre, sin juzgar ni despreciar. Sois jóvenes que tenéis que construir una sociedad mejor. Ha llegado vuestro turno de construir un mundo más humano”.

Y Rita Prigmore, una mujer gitana de Würzburg (Alemania), que fue víctima de los experimentos médicos nazis, expresaba:  “Estar con Sant’Egidio me da la esperanza de encontrar jóvenes que quieren construir un mundo sin violencia. Es la única esperanza para el futuro. Os invito a no juzgar a los demás. Cada uno es ante todo un hombre”.

De este tercer encuentro surgió un llamamiento proclamado en ocho lenguas durante la ceremonia, “¡un nuevo horizonte de humanidad para nuestros países! ¡De aquí emerge un movimiento de corazones, que quiere contagiar a los jóvenes como nosotros, a ser mejores y hacer más humanos nuestros países en una Europa de paz!”  En la pagina oficial de Sant´Egidio puede leerseel llamamiento completo. 



No hay comentarios: