Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Madre Teresa de Calcuta, mensajera luminosa del amor de Dios


"Os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis" (Mt 25, 40).



Hoy la Iglesia celebra la memoria litúrgica de una santa en vida,  férrea defensora de la dignidad de la vida desde su concepción hasta su muerte natural:   la Madre Teresa de Calcuta, quien se presentaba a si misma diciendo:  “De sangre soy albanesa. De ciudadanía, India. En lo referente a la fe, soy una monja Católica. Por mi vocación, pertenezco al mundo. En lo que se refiere a mi corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”.

Hoy se cumplen 15 años de la muerte  de  esta “mensajera luminosa del amor de Dios” como la llamaba Juan Pablo II,  nacida el 26 de agosto de 1910 en Skopje, la menor de los hijos de Nikola y Drane Bojaxhiu y que recibió en el bautismo el nombre de Gonxha Agnes.

Con ocasión de su beatificación el 19 de octubre de 2003 el beato Juan Pablo II la recordaba en su homilía diciendo:   

"El que quiera ser grande, sea vuestro servidor" (Mc 10, 43). Con particular emoción recordamos hoy a la madre Teresa, una gran servidora de los pobres, de la Iglesia y de todo el mundo. Su vida es un testimonio de la dignidad y del privilegio del servicio humilde. No sólo eligió ser la última, sino también la servidora de los últimos. Como verdadera madre de los pobres, se inclinó hacia todos los que sufrían diversas formas de pobreza. Su grandeza reside en su habilidad para dar sin tener en cuenta el costo, dar "hasta que duela". Su vida fue un amor radical y una proclamación audaz del Evangelio. 


El grito de Jesús en la cruz, "tengo sed" (Jn 19, 28), expresa que la profundidad del anhelo de Dios por el hombre, penetró en el alma de madre Teresa y encontró un terreno fértil en su corazón. Saciar la sed de amor y de almas de Jesús en unión con María, la madre de Jesús, se convirtió en el único objetivo de la existencia de la madre Teresa, y en la fuerza interior que la impulsaba y la hacía superarse a sí misma e "ir deprisa" a través del mundo para trabajar por la salvación y la santificación de los más pobres de entre los pobres.”


Invito visitar posts etiquetados Madre Teresa 

No hay comentarios: