Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 29 de abril de 2014

Diario canonizacion Juan Pablo 2do y Juan XXIII martes post canonizacion (6 de 9)

Se me acortan los días en Roma y aún seguimos maravillados ante los testimonios de los polacos.  Algunos habrán venido como turistas, indudablemente, pero la gran mayoría de los que han venido a esta fiesta sigue dando ejemplo de una fe viva, de un amor incondicional a su santo, que supo transmitirles la fe necesaria para "saborear" el valor de la libertad con su primer visita como Papa, de  valorar la vida y comprender el misterio del dolor y del sufrimiento, la existencia inexorable del bien y del mal, esa "convivencia" que tanto nos cuesta entender.

Donde se encuentra a un polaco en alguna iglesia se nota de lejos su origen, reverencia, agradecimiento, alegría, orgullo. Son innumerables grupos procedentes de diferentes ciudades y regiones.  Los romanos, acostumbrados a estas multitudes que  "molestan" en cierta manera su movimiento cotidiano,  nunca reconocerán que de ello también viven, del así llamado turismo religioso, sin menospreciar la  indudable unicidad de esta maravillosa  capital italiana.  Roma es Roma, no tiene explicación.  Ruidosa y bulliciosa no deja de ser una incógnita, puede visitarse sin guía ni mapa pues a cualquier vuelta de esquina uno se encontrará con algo nunca visto y la seguirá descubriendo asombrado hasta que sus pies digan basta......

Hoy temprano fue el turno de Santa María Maggiore, una de las basílicas papales.  Ante la imagen de Santa María Populis Romani no pude dejar de recordar aquella explicación de la cual ya escribí en este blog, como estas santas imágenes guardan como tesoro las plegarias recibidas para luego derramarlas como gracias sobre aquellos que ante ellas se postran suplicantes.

Lentamente, sin apuro porque nos encontrábamos en San Giovanni in Laterano a las cuatro,  y tenía aún tiempo de sobra, pase por una iglesia donde nunca había entrado, quizás por tantos escalones .....algo me llamaba. Era la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (recordaba el altar de la iglesia de Wadowice) y justo empezaba una misa. Polacos naturalmente. Es posible encontrarse con misas polacas en cualquier iglesia a cualquier hora..... Eran pasadas las dos de la tarde. Terminada la misa fui rezando la coronilla hacia San Juan de Letrán. Era temprano aún y decidi hacer una visita sola, por la primer capilla que pase otra misa polaca.....esta vez eran sólo sacerdotes.

Terminamos el día intercambiando opiniones, enriquecidas con pormenores de los días pasados, cimentando amistades y prometiéndonos contactos.

Después naturalmente una pizza al plato y a "casa" que era pasar nuevamente ante San Pedro iluminada, la plaza ya más sola que los días pasados, testigo a esa hora casi mudo de tantas historias, encuentros y abrazos de los días pasados.

Broche de oro del día  : una flor del arreglo floral del día de la canonización y estampas para repartir!






2 comentarios:

carmen dijo...

Querida Ludmila, si aun estas en Roma te suplico que hagas una oración alli por mi hermano César que necesita mucho mucho la ayuda de Dios.
Mil gracias.
Saludos.

Ludmila Hribar dijo...

Carmen no habia visto tu mensaje porque tuve problemas con el ipad, pero has estado en mis oraciones porque ante la tumba de Juan Pablo II rece por todos aquellos que lean este blog! Un fuerte abrazo! Rezo por ti y tu hermano!