Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 22 de noviembre de 2008

La virtud de la templanza


Prosiguiendo el “testamento” de su predecesor Juan Pablo I, Juan Pablo II continuó hablando de las virtudes cardinales en sus primeras Audiencias Generales.

El 22 de noviembre de 1978 le había llegado el turno a la virtud teologal de la templanza.

La virtud no es algo abstracto, distanciado de la vida, sino que, por el contrario, tiene “raíces” profundas en la vida misma, brota de ella y la configura. La virtud incide en la vida del hombre, en sus acciones y comportamiento. De lo que se deduce que, en todas estas reflexiones nuestras, no hablamos tanto de la virtud cuanto del hombre que vive y actúa “virtuosamente”; hablamos del hombre prudente, justo, valiente, y por fin, hoy precisamente, hablamos del hombre “moderado” (o también “sobrio”).
Todos estos atributos – más bien, actitudes del hombre, - decía - provienen de cada una de las virtudes cardinales y están relacionadas mutuamente. Por tanto, no se puede ser hombre verdaderamente prudente, ni auténticamente justo, ni realmente fuerte, si no se posee asimismo la virtud de la templanza. Se puede decir que esta virtud condiciona indirectamente a todas las otras virtudes; pero se debe decir también que todas las otras virtudes son indispensables para que el hombre pueda ser “moderado” (o “sobrio”), “dueño de si”..”saber dominarse ..respetar la propia dignidad y, por ello y además de otras cosas, dejarse guiar por la virtud de la templanza… para poder dominar las propias pasiones: la concupiscencia de la carne, las explosiones de la sensualidad (por ejemplo, en las relaciones con el otro sexo), etc., no debemos ir más allá del límite justo en relación con nosotros mismos y nuestro “yo inferior”. Si no respetamos este justo límite, no seremos capaces de dominarnos….aquella “vigilancia” particular sobre todo el comportamiento.
Una virtud que “exige de cada uno de nosotros una humildad específica en relación con los dones que Dios ha puesto en nuestra naturaleza humana. Yo diría la “humildad del cuerpo” y la “del corazón”. Esta humildad es condición imprescindible para la “armonía” interior del hombre, para la belleza “interior” del hombre.”

(leer texto completo)
Invito leer el articulo “Las Virtudes – La templanza” del padre Wojciech Giertych, Teólogo de la Casa Pontificia, en el Nro 7-8/julio-agosto 2008 de Totus Tuus.

No hay comentarios: