Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 22 de enero de 2012

Wanda Poltawska: Las manos

“En el prado, había un arroyo que tuvimos que atravesar saltando. También se podía ayudar a alguien cogiéndole de la mano….Pero esa mano tenía que ser fuerte.

Manos fuertes. Reflexión sobre….las manos. El mundo entregado en las manos de los hombres. Las manos pueden dar apoyo y seguridad, por lo que se puede decir que son un refugio. ¿Cómo son esas manos? Me venían recuerdos malos, que regresaban con insistencia. Hablamos de ello.

Aquella tarde, el tema fueron las manos, y después, vino un último pensamiento: que tal vez a través del ser humano las mejores manos, las manos de Dios, llegan al ser humano. La mano fuerte cálida, pura y segura, con gestos inequívocos. El significado de las manos, el significado de los actos, un significado profundamente escondido dentro de nosotros.”

Wanda Poltawska: Diario de una amistad, la familia Poltawski y Karol Wojtyla, San Pablo, 2011

2 comentarios:

Mento dijo...

Me gusta mucho tu entrada de hoy. Es curioso, voy a contarte algo que me suele pasar a mi. Puedo recordar las manos de las personas, mejor que sus rostros, y eso sin poner interes en ello. Comence a darme cuenta cuando mis abuelos comenzaron a partir a la casa del Padre.Si no fuera por las fotografias, sus rostros ya serian difusos en mi mente, pero veo sus manos tan claramente como si las hubiese visto hace un segundeo y eso que el último de mis abuelos va ha hacer 20 años que murió.
Es un tema reflexivo este amiga.
Un beso.

Ludmila Hribar dijo...

Si Mento las manos! El misterio que encierran, las expresiones que junto con el rostro y los ojos podemos darle a nuestros actos, manos jovenes con todo el entusiasmo y energia de toda una vida por delante, manos ancianas hablandonos de experiencia, madurez, serenidad... pero cuantas veces tambien manos temblorosas, manos vencidas por la falta de esperanza, de vida!
Que bonito recordar las manos de tus abuelos, la importancia de la vida familiar, los recuerdos que afloran a diario de nuestros seres queridos, gracias a Dios por todo, por la gracia de la vida y la riqueza de la familia! Un fuerte abrazo.