Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 24 de noviembre de 2008

La Iglesia - ciclo de poemas


Bajo el seudónimo de Jawień Andrzej se publica en noviembre de 1963 en la revista Znak “La Iglesia” de Karol Wojtyla, un “comentario literario sobre el Concilio Vaticano II” (Krzystof Dybciak) El ciclo fue escrito entre el 10 de octubre y 8 de diciembre de 1962 durante la participación del Obispo Karol Wojtyla en el Concilio Vaticano II (intervino en los temas de reforma litúrgica y en el debate sobre la Revelación..
Recién en 1979 al publicar Znak un volumen titulado Poesías y dramas se supo quien se ocultaba tras ese seudónimo.

Fragmentos

El muro
Un muro.
Un fragmento de muro.
Pilastras planas suben por los nichos
Sedientas, hondos santos
Detienen su correr por los minutos,
Ambicionan un gesto, el gran Talud
Que sale de los libros
Abiertos y nos hiende.

Las bóvedas no aplastan este muro,
No le pesan los hombros vivos que habitan lejos
En los cuartitos de sus corazones cansados
Ni tampoco pesa este abismo que envuelve ahora
La tierra
Y así será siempre, mientras el hombre nazca
Y se nutra del pecho materno.


Las fuentes y las manos
Nos sostienen palabras pronunciadas
En tiempos muy antiguos
Y siguen siendo pronunciadas con gran temor
De que nada sea cambiado en ellas.
¿Tan sólo eso?

Existen invisibles
Manos que nos ayudan
A remar en la barca.
Cuya historia, a pesar de los embates, sigue su camino.

¡Es que basta sumergirse en la fuente
Sin buscar
Las Manos invisibles?
(fuente : Poesias - Karol Wojtyla (BAC-1993)
El suelo
(fuente: Don y Misterio)
"Quien se dispone a recibir la sagrada Ordenación se postra totalmente y apoya la frente sobre el suelo del templo, manifestando así su completa disponibilidad para asumir el ministerio que le es confiado. Este rito ha marcado profundamente mi existencia sacerdotal. Añas más tarde, en la Basílica de San Pedro -estábamos al principio del Concilio- recordando el momento de la Ordenación sacerdotal, escribí una poesía de la cual quiero citar aquí un fragmento:

"Eres tú, Pedro.
Quieres ser aquí el Suelo sobre el que caminan los otros...
para llegar allá donde guías sus pasos...
Quieres ser Aquél que sostiene los pasos,
como la roca sostiene el caminar ruidoso de un rebaño:
Roca es también el suelo de un templo gigantesco.
Y el pasto es la Cruz''.

(Iglesia: Los Pastores y las Fuentes. Basílica de San Pedro, otoño de 1962: 11.X - 8.XII, El Suelo)

"Al escribir estas palabras pensaba tanto en Pedro como en toda la realidad del sacerdocio ministerial, tratando de subrayar el profundo significado de esta postración litúrgica. En ese yacer por tierra en forma de Cruz antes de la Ordenación, acogiendo en la propia vida -como Pedro- la Cruz de Cristo y haciéndose con el Apóstol "suelo" para los hermanos, está el sentido más profundo de toda la espiritualidad sacerdotal".

No hay comentarios: