Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 23 de diciembre de 2008

Navidad y Jánuca


«Ved qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos» «Hinneh ma tov u-ma na‘im, shevet akhim gam yakhad!» (Salmo 133 [132], 1).

Este año la Navidad coincide con la tradicional fiesta judía Jánuca, la fiesta de la “reinauguración y consagración de la casa” de “nuestros hermanos mayores”, como los llamo Juan Pablo II.

Hemos recorrido juntos mucho camino desde aquel 13 de abril de 1986, cuando, por primera vez, después del apóstol Pedro, os visitó el Obispo de Roma: fue el abrazo de los hermanos que se habían reencontrado después de largo tiempo, en el que no faltaron incomprensiones, rechazo y sufrimientos. La Iglesia católica, con el concilio ecuménico Vaticano II, inaugurado por el beato Juan XXIII, en particular después de la declaración Nostra aetate (28 de octubre de 1965), os ha abierto sus brazos, recordando que "Jesús es judío y lo es para siempre" (Comisión para las relaciones religiosas con el judaísmo, Notas y sugerencias [1985]: III, 12).”

decia Juan Pablo II en su Mensaje al Rabino Jefe de Roma con ocasión del centenario del Templo Mayor

No hay comentarios: