Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 14 de noviembre de 2010

San Padre Pío y el rosario (II)



“Dormía sólo durante las horas escasas que se acordaba para el reposo y jamás sin rezar el rosario que llamaba “su arma”, “su espada”. Sin embargo, con frecuencia tuvo que enfrentarse a quienes él llamaba “los cosacos”, los demonios.

Fue, sin duda, para agradecerle tanto amor que la Virgen María curó a Padre Pío durante su visita de gracia a San Giovanni Rotondo. Todos recuerdan con emoción el rostro estático de Padre Pío, su mirada maravillosa fija sobre una estatuilla de la Virgen que un peregrino le presentó para que la bendijera. Él la tomó y con los ojos profundos y luminosos, llenos de lágrimas, depositó un beso prolongado sobre el Corazón maternal de María.

¿Qué vio a través de la materia inerte que sostenía en las manos? ¿Qué mundo misterioso el Espíritu Santo había construido en el alma del santo?

Murió con el rosario entre las manos, musitando hasta su último suspiro los dulces nombres de Jesús y María. Sus amores.”


No hay comentarios: