Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 4 de noviembre de 2010

San Carlos Borromeo, celoso obispo

Reliquia guardada en el Altar del corazón de San Carlos, sito en el deambulatorio (*) detrás del altar mayor de la Basílica de los Santos Ambrosio y Carlos en Roma.

Fue donada por el Arzobispo de Milano en señal de gratitud por la construcción de la Iglesia, cuya piedra fundamental fue colocada el 29 de enero de 1612.

Hoy conmemoramos a San Carlos Borromeo, “celoso obispo, reformador de la Iglesia después del concilio de Trento, un gran bienhechor de los pobres”, santo patrono de Karol Wojtyla.

En la Audiencia del 4 de noviembre de 1981 decía el Papa Juan Pablo II:
“Cuando, algunas veces en mi vida, he tenido ocasión de celebrar el Santísimo Sacrificio en la cripta de la catedral de Milán, donde descansa el cuerpo de San Carlos, se me presentaba ante los ojos toda su actividad pastoral dedicada hasta el fin al pueblo al que había sido enviado. Concluyó esta vida el año 1584, a la edad de 46 años, después de haber prestado un heroico servicio pastoral a las víctimas de la peste que habla afligido a Milán.

Interior de la Basilica de los Santos Ambrosio y Carlos, Roma


3. He aquí algunas palabras pronunciadas por San Carlos, indicativas de esa total entrega a Cristo y a la Iglesia, que inflamó el corazón y toda la obra pastoral del Santo. Dirigiéndose a los obispos de la región lombarda, durante el IV Concilio Provincial de 1576, les exhortaba así: "Estas son las almas para cuya salvación Dios envió a su único Hijo Jesucristo... El nos indicó también a cada uno de los obispos, que hemos sido llamados a participar en la obra de la salvación, el motivo más sublime de nuestro ministerio y enseñó que, sobre todo, el amor debe ser el maestro de nuestro apostolado, el amor que El (Jesús) quiere expresar por medio de nosotros, a los fieles que nos han sido confiados, con la predicación frecuente, con la saludable administración de los sacramentos, con los ejemplos de una vida santa... con un celo incesante" (cf. Sancti Caroli Borromei Orationes XII, Romae 1963. Oratio IV).”

(*) Deambulatorio: En las catedrales y otras iglesias, espacio transitable situado detrás del presbiterio que da ingreso a otras capillas situadas en el ábside. (RAE)
Invito visitar posts:

2 comentarios:

Marta Salazar dijo...

hola hola! de vuelta después de una semana de estar fuera ;)
una de las principales iglesias de Viena se llama también Karl Borromeus ;)

PS: hay, también una muy mala noticia: falleció mi querida amiga Jutta...

Ljudmila dijo...

Hola Marta. Gracias y bienvenida de vuelta.
Tengo un pendiente inmenso en mi vida: visitar Viena!! tan ligada a mi familia, lugar donde nacio mi madre (mis abuelos trabajaban alli por temporadas) y dos de mis tias.
PS. Jutta Burggraf? Cuanto lo lamento por ti y por todos nosotros. A ver si nos esmeramos mas en seguir su ejemplo. Un abrazo.