Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 3 de octubre de 2010

Cracovia y Roma: Dos Iglesias hermanas (11)

Cracovia y Roma: Dos Iglesias hermanas (11)
10 de 10 “capitulos” (ùltimo) de la ponencia de Mons. Stanislaw Rylko / Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos
“Dos Iglesias unidas en estos veinticinco años en la persona y en la vida de un gran Pastor, Juan Pablo II. Durante el tradicional encuentro con los párrocos romanos al inicio de la Cuaresma de este año 2003, después de haber terminado de leer el discurso oficial, el Papa saliéndose de protocolo trazó su balance personal de estos años: «Cuarenta y cinco años de episcopado: bastante!....De estos cuarenta y cinco años, 20 en Cracovia, primero como Auxiliar, después como Vicario Capitular, y mas tarde como Arzobispo Metropolitano y Cardenal: pero 25 años en Roma! Estos números muestran con evidencia que me he convertido en mas romano que “cracoviense”! Pero todo es obra de la Providencia» Más romano que “cracoviense”! Pero la experiencia de Cracovia continúa muy presente en su corazón, porque enseguida agrega: «Este encuentro de fe hoy me recuerda tantos otros encuentros con los sacerdotes en mi primera diócesis de Cracovia […]. Aun hoy puedo decir que sigo vivenciando ese capital recogido en Cracovia […]: riqueza de experiencias, pero también de reflexiones, de todo aquello que me ha dado el ministerio sacerdotal y después el episcopal.» Este testimonio del Papa en su espontaneidad nos revela el modo en que el vive su misión como Obispo de Roma. La Iglesia de Cracovia, que el Señor Karol Wojtyla ha debido dejar por voluntad propia hace veinticinco años continúa acompañándolo con su permanente oración. El último acto importante de este itinerario ocurrió cuando Juan Pablo II quiso presidir personalmente en Cracovia la dedicación del Santuario de Jesús Misericordioso y la consagración de la humanidad a la Divina Misericordia, por inspiración de una humilde religiosa – santa Faustina Kowalska. El ha querido encender un gran faro de de esperanza para la Iglesia y para todos los hombres. Otro gesto profético de este Papa. Así Juan Pablo II confió a su Iglesia de Cracovia una nueva misión: don y deber….don y misterio…”

No hay comentarios: