Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 16 de octubre de 2008

16 de octubre de 1978 - 30 años


Inmenso gozo y tremenda nostalgia se entrelazan hoy en nuestros corazones al cumplirse 30 años desde aquel 16 de octubre de 1978, que Karol Wojtyla se convertía en Juan Pablo II, y comenzaba quebrando reglas de ceremonial y protocolo … se acercaba a su rebaño para invitarlo con firmeza a abrirle las puertas a Cristo, a no temer, - aunque el mismo hubiese sentido miedo al serle encomendada tamaña responsabilidad - y se disponía a “comenzar de nuevo el camino de la historia y de la Iglesia, con la ayuda de Dios y con la ayuda de los hombres”.

En uno de los pontificados mas largos de la historia supo traspasar barreras que parecían selladas por odios y egoísmos, encender los corazones de millones de jóvenes, y dotar a a la Iglesia de un magisterio rico y exigente, ser verdadero apóstol y padre, guiar nuestros pasos hacia la Verdad y la Vida por medio de la Palabra, defender toda vida humana, la dignidad de la persona y la justicia en el amor animándonos a buscar siempre la verdad, sabiendo cumplir la invitación del «Sigueme» a rajatabla y hasta el final. El que fue pastor y guía en el camino a través de nuestros tiempos …. Ahora sabemos que él está entre los suyos y se encuentra realmente en su casa y desde allí nos mira y nos bendice.

Ocasión más que propicia para elevar una oración de agradecimiento y súplica.

Oh Trinidad Santa,
Te damos gracias por haber concedido a la Iglesia al papa Juan Pablo II
Y porque en él has reflejado la ternura de Tu paternidad,
La gloria de la cruz de Cristo y el esplendor del Espíritu de amor.
El, confiando totalmente en tu infinita misericordia
Y la maternal intercesión de Maria,
Nos ha mostrado una imagen viva de Jesús Buen Pastor,
Indicándonos la santidad, algo grado de la vida cristiana ordinaria,
Como camino para alcanzar la comunión eterna Contigo,
Concédenos por su intercesión, y si es Tu voluntad,
El favor que imploramos,
Con la esperanza de que sea pronto incluido en el numero de tus santos.
Amen.
(con aprobación eclesiástica del Vicariato de Roma)
Invito visitar mi entrada anterior: 16 de octubre Fumata blanca

No hay comentarios: