Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 19 de octubre de 2008

Beatificación padres de Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz.



Hoy 19 de octubre en una celebración eucarística en el Santuario de Lisieux de Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz el cardenal José Saraiva Martins, prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos proclamo beatos a sus ejemplares padres Luis Martin y Acelia María Guerin, “ testimonio ejemplar de amor conyugal" . Fue escogida la fecha del 19 de octubre por ser el Domingo Mundial de las Misiones (en Argentina lo celebramos el domingo pasado) dado que su hija Santa Teresita de Lisieux, es patrona universal de las Misiones. Su fiesta se celebrará el 13 de Julio, aniversario de su boda.

Se encontraba presente el niño italiano Pietro Schiliro, cuya curación inexplicable en 2002 fué atribuida a la intercesión de los padres de santa Teresita del Niño Jesús, conocidos en el mundo a través de los escritos de su hija. El matrimonio de Louis Martin y su esposa Zélie Guérin , padres de nueve hijos, es el segundo beatificado simultáneamente, después de los italianos Luigi y Maria Beltrame Quattrocchi, beatificados por Juan Pablo II en 2001. Hoy también recordamos aquel 19 de octubre de 1997 cuando el Santo Padre Juan Pablo II proclamó a Santa Teresita Doctora de la Iglesia universal



2 comentarios:

JORGE dijo...

Lo más maravilloso es que sean beatificados juntos, porque juntos hicieron su camino a la santidad (ojalá reconocida pronto a través de la canonización), haciendo de su vida cotidiana todo un un ejemplo.

Cuenta Santa Teresita que de pequeña al ir a misa, a veces dejaba de prestar atención al predicador, pues le bastaba con ver la expresión de su Papá, y dijo de su mamá que más era del cielo que de la tierra.

Gracias y bendiciones

Ljudmila dijo...

Gracias Jorge por tu comentario. Si realmente grandioso que ya sea el segundo matrimonio...que hermoso que una hija pueda decir eso de sus padres! y dejarnos no solo su propio ejemplo sino tambien el de ellos! Un privilegio divino!