Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 11 de octubre de 2008

Concilio Vaticano II


Aquel solemne 11 de octubre de 1962 tras la luz irreal que se filtra por los ventanales de la basílica de San Pedro, se lleva a cabo la ceremonia de apertura del concilio. La liturgia es grandiosa. El acontecimiento se transmite por la red internacional de la televisión italiana, algo totalmente excepcional. Por primera vez los prelados tienen la sensación de estar viviendo un momento histórico. Después de haber entonado el Veni Creator y participado de la Santa Misa celebrada por el cardenal Tisserant, decano del Sacro Colegio, Karol Wojtyla, al igual que los demás padres conciliares, escucha atentamente el discurso de Juan XXIII en el cual el soberano pontífice enuncia con serenidad los dos objetivos del concilio: proceder a un “aggiornamento” de la Iglesia – el termino quedara grabado en la Historia - y promover la unidad de los cristianos.
….Karol se aloja con otros diez obispos en el Colegio polaco en el barrio del Aventino. Wojtyla se levanta temprano participa de la Santa Misa, desayuna y a las 8 un autobús especial traslada a los participantes en el Concilio hasta la Plaza San Pedro. Como llega temprano Karol Wojtyla va normalmente a arrodillarse ante uno de los altares laterales. …donde también suele ir a rezar un monje protestante : Roger Schutz, prior del monasterio de Taizé, uno de los escasos huéspedes no católicos invitados al concilio a titulo personal, y traba amistad con el futuro papa. …Wojtyla no pierde tiempo colocado en su puesto saca pluma y papel y se pone a escribir…es considerado un “laburador”, no descansa… siempre listo. Cuando termina la sesión van saliendo y Wojtyla se refugia en un lugar tranquilo – a menudo en la capilla del Santísimo Sacramento – para una ultima oración antes de dirigirse hacia el autobús…por las tardes se dedica a tareas personales o participa en reuniones o conferencias…nuevos encuentros, huéspedes ocasionales…después de la tercera sesión aquel obispo polaco es buscado por todos y dejará el recuerdo de una persona disponible, serena, sonriente y de constante buen humor. El concilio ofrece la ocasión para una increíble mezcla de culturas, caracteres y experiencias….conversaciones contactos encuentros personales, intercambio de ideas, pensamientos opiniones, convicciones…El concilio fue una especie de retiro espiritual o seminario del episcopado del mundo diría su amigo Malinski. (de Historia de Karol - El concilio de Bernard Lecomte (abreviado del texto publicado en Totus Tuus n.6 junio 2007)

No hay comentarios: