Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 18 de octubre de 2008

Frutos de la paz - 30 años de la mediación de Juan Pablo II Argentina-Chile



Con motivo de cumplirse 30 años de la mediación del Santo Padre Juan Pablo II en el diferendo austral entre Argentina y Chile por las islas al sur del Canal de Beagle, la Pontificia Universidad Católica Argentina organizó la Jornada “30 años de la Mediación de Su Santidad Juan Pablo II en el diferendo Austral entre Argentina y Chile - Los frutos de la Paz (1978-2008).




La jornada trato sobre Aspectos políticos y jurídicos del Diferendo; La Mediación Papal y Los frutos de la Paz. En el acto de apertura de la Jornada el nuncio apostólico monseñor Adriano Bernardini, leyó un mensaje especial de SS Benedicto XVI quien destacó la mediación de Juan Pablo II. “A treinta años de aquellos hechos, la mediación del Beagle sigue siendo un ejemplo que se puede poner para llamar la atención de la comunidad internacional, que demuestra, junto a la paciencia y a la responsabilidad de las partes implicadas, cómo en todas las controversias el diálogo no perjudica los derechos, sino que amplía el campo de las posibilidades razonables para resolver las divergencias”, destacó el papa Benedicto XVI en su mensaje agregando que “Es obligado mencionar también al cardenal Agostino Casaroli", entonces secretario de Estado” quien prosiguió con las negociaciones después de la muerte del cardenal Samore en febrero 1984.


El tratado de paz y amistad fue firmado en solemne ceremonia en la ciudad del Vaticano el 29 de noviembre de 1984. En su discurso al dia siguiente Juan Pablo II recordaba “una vez más con gratitud la labor del Señor Cardenal Samorè, a quien tanto debe esta obra de paz.

El cardenal Antonio Samoré, como representante personal del Papa, fue encargado de una
misión inicial de buenos oficios para acercar de nuevo a las partes. Tenía entonces 73 años.
Durante tres años fue nuncio en Colombia y desempeñaba un papel de primera importancia en
la organización del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano). En el momento de su
designación, era el jefe de los archivos secretos del Vaticano. Poseía un conocimiento directo
y profundo de América Latina. El cardenal Samoré y sus dos colaboradores viajaron el día de Navidad. Desde su llegada a Buenos Aires, el 26 de diciembre de 1979, cumplieron una actividad febril. La misión del cardenal Samoré era difícil. Había que alejar una visión exclusivamente
“juridicista” del asunto, sin limitarla por ello a una cuestión puramente política. Era menester
excluir la solución bélica ya decidida. La misión del cardenal Samoré -tras diversas gestiones febriles en ambos países- terminó condos acuerdos: los de Montevideo, firmados simultáneamente el 8 de enero de 1979 (fuente: CARI)

En su discurso del 30 de noviembre de 1984 a las delegaciones de Argentina y Chile tras la firma del Tratado el Santo Padre agradecía la colaboración de los gobiernos y del cardenal Samorè, “a quien tanto debe esta obra de paz”

2 comentarios:

Luis dijo...

Estupendo trabajo, Dios te bendiga, estimada Ljudmila

Ljudmila dijo...

Gracias Luis por la visita. Feliz domingo!