Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 26 de mayo de 2012

Entrevista a Mons. Slawomir Oder en el primer aniversario de la Beatificación de Juan Pablo II (I)



Entrevista realizada por Giuseppe Tetto para la página oficial de la Postulación y publicada en este blog con autorización 

Ha pasado ya un año desde el día de la Beatificación de Juan Pablo II y su presencia continúa manifestándose en un modo cada vez más vivo en la vida de los fieles. En ocasión de este primer aniversario, Mons. Slawomir Oder, postulador de la causa de Canonización de Juan Pablo II, nos ofrece su experiencia al lado del Beato.

Mons. Oder, ha pasado ya un año, ¿cómo procede el proceso de Canonización del Beato Juan Pablo II?
Después de la Beatificación, la tarea principal del Postulador es la de vigilar sobre la individuación del nuevo caso de gracia atribuido a la intercesión del Beato Juan Pablo II, de modo que pueda ser reconocido como un eventual milagro, conditio sine qua non para proceder a la Canonización. Ahora estamos percisamente en esta fase de espera, de vigilancia para poder reconocer entre los varios casos presentados aquellos que se puedan identificar con un eventual milagro. En este momento se están examinando diversas documentaciones para hacer una previa verificación y después eventualmente decidir si proceder o no con el proceso diocesano.

¿Cómo se verifica un milagro atribuido a la intercesión del Beato Juan Pablo II? ¿Sobre cuáles bases se efectúa la “elección”, si así puede llamarse, entre un caso milagroso y no?
Ante todo, es el Señor quien tiene que poner el sello, su nihil obstat, dar su autorización para proceder.  Este es el sentido del milagro que nosotros estamos esperando. Así, pues, no es que se haga una “elección” entre un milagro y otro, sino que sencillamente se hace una verificación de aquellas gracias que llegan a la postulación, hechos que para las personas son intervenciones de la voluntad de Dios atribuida a la intercesión del Beato Juan Pablo II, y que, sin embargo, es necesario verificar si subsisten las características del milagro. Normalmente los expertos en este sector se basan sobre dos aspectos fundamentales: el médico y el teológico. Por lo que se refiere al primero, es esencial que el caso de curación respete tres características: la inexplicabilidad de la recuperación de la enfermedad, que debe ser además instantánea y total. Sobre el aspecto teológico, es necesario estudiar y verificar el nexo, el vínculo entre la invocación de la intercesión del Beato y el caso milagroso de curación.

Usted, como Postulador, habrá recibido muchos testimonios e intenciones de oración por parte de los fieles. Dejando a parte por un momento el milagro “oficial”, ¿cuántos pequeños milagros ha tenido posibilidad de constatar?
Se cuentan por miles las señalaciones de estas gracias. Vuelvo a repetir que como milagro viene considerado por la Congregación sólo un hecho de curación con las características antes indicadas; en mi experiencia como Postulador he tocado con mi mano tantísimos pequeños milagros de la vida cotidiana: testimonios de paz en la familia, la liberación de vicios, la aclaración de una situación de la propia existencia, quien vuelve a encontrar la esperanza porque vuelve a ver una persona querida. De estos pequeños milagros gracias a la intercesión de Juan Pablo II llegan continuamente testimonios.

No hay comentarios: