Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

miércoles, 27 de julio de 2016

JMJ2016 (7) Donde duermen los voluntarios...



Los complejos deportivos ''Wisla'' se convirtieron en el hotel más grande de todo Cracovia. Desde el lunes 18 de julio, duermen allí aproximadamente mil quinientos voluntarios de todas partes del mundo.

Los voluntarios duermen en dos edificios (uno para mujeres, otro para hombres), algunos en literas instaladas en la sala más grande y los otros en bolsas de dormir o colchones inflables. La distancia entre ellos es muy poca y las horas de sueño y la hora de despertarse son muy distintas para cada uno de los voluntarios. Algunas veces hay que hacer fila para ir al baño, tomar una ducha o incluso obtener el desayuno. A pesar de esto, la vida en Wisla tiene una atmósfera de compañerismo, incluso de hermandad.

"Ese es el espíritu de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Yo sabía que habría colchones inflables, bolsas de dormir y aislantes térmicos etc., porque yo ya había participado como peregrina en Madrid", dice la voluntaria Livia Maria Marzolla.

"Estoy contenta de estar aquí. Esta es la primera vez que estoy en una situación así. Se siente extraño, pero es una buena experiencia. Creía que las duchas iban a estar fuera del edificio, pero están dentro y no están nada mal”, dice Lizaveta Saduskaya, voluntaria de Bielorrusia.

El idioma más utilizado es el inglés. Después están los idiomas de los países de la mayoría de los voluntarios: polaco, italiano y español. Gracias a este alojamiento compartido los voluntarios forman una comunidad muy particular. Tienen la posibilidad de conocerse, estar con sus compañeros de trabajo, conocer Cracovia y la cultura polaca.

“Lo que me gusta más es la “internacionalidad”. A  mi lado duerme un chico que viene de Indonesia, y un poco más allá, otro que viene de Hong Kong. La gente es muy abierta, no se quedan en grupos cerrados sino que salen de ellos mismos para conocer a los demás. Puedo conocer las costumbres de otros países. Por ejemplo, aprendí que los italianos comen pasteles al desayuno. Las condiciones no son nada cómodas, pero es lo único malo entre las muchas cosas buenas que hay aquí”, nos cuenta Mateusz Fiedosiuk, voluntario polaco.

Florian Heiligensetzer, voluntario alemán, no tiene ninguna queja: “No me esperaba que hubiera agua caliente todo el tiempo, pero ¡la hay! El hecho de que no haya suficientes tomas de corriente para recargar los teléfonos es un pequeño problema. El ambiente es genial y todo está bien. Estoy acostumbrado a estas condiciones, ya que soy bombero voluntario”.

Alexandre Gaetan, voluntario de los Estados Unidos dice que “… todo es muy interesante. Es como ir de campamento. Me gusta estar rodeado de un grupo de gente que se convierte en comunión o amistad. Conocí gente de Rumania, Francia, Bélgica e Italia y hemos creado una especie de comunidad. Es genial poder estar con gente que comparte la Fe católica. Me encanta Cracovia, las iglesias antiguas, todo aquí es antiguo, no como en los Estados Unidos. A la noche voy a misa, ya que aquí se celebran misas en muchas iglesias. En Estados Unidos es todo muy distinto y esto no pasa con frecuencia”.

Los organizadores también se preocupan por la formación espiritual de los voluntarios, permitiéndoles que vayan a misa todos los días a las 7 a. m. en la iglesia de la universidad. Los alojamientos compartidos son una forma común de alojamiento para la JMJ. El alojamiento en los salones de Wisla, al igual que en la JMJ 2011 en Madrid el 2011, cuando los voluntarios durmieron en el recinto deportivo IFEMA. En el momento de estas reuniones, en las proximidades de las salas se colocaron duchas militares. En Madrid se pensó en incluir una preparación espiritual para los voluntarios. En el momento de la preparación de la JMJ, se construyó una capilla en una de las salas para que todos los voluntarios antes de comenzar a trabajar pudieran participar en la misa internacional. Los voluntarios también organizaron una vigilia de oración por la noche.

“Hay que ser feliz con lo que se tiene, aquí nosotros estamos prestando un servicio. Yo estuve en Río y fue completamente diferente. Las condiciones para dormir fueron considerablemente mejores, pero para trasladarse hacia los trabajos debíamos recorrer diariamente distancias muy largas”, compara Michel Azioton, voluntario de Bélgica.
Cada uno de los voluntarios trata de hacer su vida lo más fácil posible. De muchas maneras ellos tratan de hacer del espacio en el que se encuentran algo propio. Aquí puedes encontrar una mesita de noche hecha de cartón y, en otros rincones, cientos de cargadores de teléfono celular muy bien dispuestos uno tras otro, de modo que cada cual pueda tener su teléfono cargado. En uno de los pasillos inferiores se puede ver a los voluntarios lavando su ropa.

A pesar de la muchedumbre que se aposta en los pasillos con algo de confusión, lo cual es normal con un número tan grande de personas, los voluntarios están felices de regresar por la noche.
A veces  están tan cansados que sólo quieren ir para dormir. A veces quieren estar todos juntos, comer juntos, cantar, tocar la guitarra, conversar y ... sentir la alegría de estar reunidos en esta misión hermosa, una creación conjunta de la Jornada Mundial de la Juventud.
Esta, después de todo, es su casa durante la JMJ.


Magdalena Tomaszewska


No hay comentarios: