Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 8 de diciembre de 2007

Oracion a la Inmaculada Concepción de María


Tota pulchra es, Maria!


El 8 de diciembre de 2004 en el tradicional homenaje a la Virgen en la plaza de España, en Roma, Juan Pablo II consagró la ciudad de Roma y el mundo entero a ella, Madre inmaculada del Verbo hecho hombre, un faro de luz para la humanidad de todos los tiempos (Angelus Solemnidad de la Inmaculada Concepción 8 dic 2004) y rezó:

¡Virgen Inmaculada! Una vez más estamos aquí para honrarte, al pie de esta columna, desde la cual tú velas con amor sobre Roma y sobre el mundo entero, desde que, hace 150 años, el beato Pío IX proclamó, como verdad de la fe católica, tu preservación de toda mancha de pecado, en previsión de la muerte y resurrección de tu Hijo Jesucristo. ¡Virgen Inmaculada! Tu intacta belleza espiritual es para nosotros manantial vivo de confianza y esperanza. Tenerte como Madre, Virgen santísima, nos alienta en el camino de la vida como prenda de salvación eterna. Por eso, a ti, oh María, recurrimos confiados. Ayúdanos a construir un mundo donde la vida del hombre se ame y defienda siempre, donde se destierre toda forma de violencia y todos busquen tenazmente la paz.
¡Virgen Inmaculada! En este Año de la Eucaristía, concédenos celebrar y adorar con fe renovada y ardiente amor el santo misterio del Cuerpo y la Sangre de Cristo. En tu escuela, oh Mujer eucarística, enséñanos a recordar las obras admirables que Dios no cesa de realizar en el corazón de los hombres. Con solicitud materna, Virgen María, guía siempre nuestros pasos por las sendas del bien. Amén.

No hay comentarios: