Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 1 de diciembre de 2007

"Spe salvi"

Ayer 30 de noviembre fue publicada "Spe salvi", la segunda encíclica de Benedicto XVI, que está dedicada a la esperanza cristiana. SPE SALVI facti sumus » – en esperanza fuimos salvados, dice san Pablo a los Romanos y también a nosotros (Rm 8,24).

La segunda encíclica de Juan Pablo II Dives in Misericordia, tambien fue publicada un 30 de noviembre, en vísperas del primer domingo de Adviento. Entonces el mundo era políticamente un tumulto, la libertad encadenada, el comunismo comenzaba a resquebrajarse…Un Santo Padre sabio y conocedor de los peligros de la época nos invitaba a dar testimonio de la misericordia divina frente a las “fuentes de inquietud”.

Hoy, ante una pseudo libertad desenfrenada creciente, un vaciamiento espiritual distinto, sofisticado, a veces ni siquiera palpable, dificilmente identificable, “atacados” por la cultura de la muerte que envuelve al mundo en pos de un placer falso y engañoso buscando una felicidad que no encuentra, el Santo Padre Benedicto XVI nos llama a fortalecernos espiritualmente, a entender la verdadera esperanza "Llegar a conocer a Dios, al Dios verdadero, eso es lo que significa recibir esperanza", no “acostumbrarnos” al Evangelio sino ir al encuentro real. Cristo nos hace libres verdaderamente: "No somos esclavos del universo" y "de las leyes y de la casualidad de la materia". (...) Somos libres porque "el cielo no está vacío", porque el Señor del universo es Dios, que "en Jesús se ha revelado como Amor".

La enciclica está dividida por capítulos : "La fe es esperanza"; "El concepto de esperanza basada en la fe en el Nuevo Testamento y en la Iglesia primitiva"; "La vida eterna - ¿qué es?"; "¿Es individualista la esperanza cristiana?"; "La transformación de la fe-esperanza cristiana en el tiempo moderno"; "La verdadera fisonomía de la esperanza cristiana"; "Lugares de aprendizaje y del ejercicio de la esperanza: I) La oración como escuela de la esperanza; II) El actuar y el sufrir como lugares de aprendizaje de la esperanza; III) El Juicio como lugar de aprendizaje y ejercicio de la esperanza; "María, estrella de la esperanza.

Invito a leerla y a agradecer a la Divina Providencia por donarnos Pastores santos y sabios.

No hay comentarios: