Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 14 de diciembre de 2007

San Juan de la Cruz


Hoy 14 de diciembre recordamos a San Juan de la Cruz, el santo de Fontiveros, "maestro en la fe y testigo del Dios vivo" tan entrañablemente ligado a Karol Wojtyla desde su juventud, un santo que lo marcó profundamente, tanto que habia querido entrar en el Carmelo, pero la Divina Providencia por medio del Cardenal Sapieha, le señalaba otro camino.

En Wadowice había entrado en contacto con el mundo carmelitano frecuentando el Monasterio de los Carmelitas sobre la colina en la calle Karmelicka, más tarde en Cracovia Jan Tyranowski, el santo sastre de la parroquia de Debniki, lo introdujo a sus escritos, lo cual acrecentó en él el interés por la espiritualidad carmelita, según expresara él mismo en Don y Misterio, interés que luego gradualmente lo llevara al doctorado sobre la obra de San Juan de la Cruz .

En sus vacaciones de seminariasta, cuando el Arzobispo le designó la parroquia de Raciborowice en los alrededores de Cracovia, empezo a escribir un trabajo sobre Juan de la Cruz, que luego continuó bajo la dirección del P. Ignacy Rozycki, profesor de la Universidad de Cracovia y finalmente defiendió la tesis doctoral (“La fe según San Juan de la Cruz”) en el Angelicum de Roma , bajo la guía del P. Prof. Garrigou Lagrange, pero recibió el doctorado en la Facultad de Teología de la Universidad Jaguellónica de Cracovia.

Organizados por los carmelitas descalzos entre anoche y esta madrugada concluían en Ubeda (Jaén) la XXX Semana Sanjuanista y la I Reunión Científica Internacional sobre San Juan de la Cruz en el lugar donde, en 1591, murió el santo.
Invito leer la Carta Apostólica Maestro en la Fe del 14 de diciembre de 1990

2 comentarios:

Alemamá dijo...

Gran santo, ¡y murió tan joven! eso indica que para serlo no es necesario tanto tiempo muchas veces. Otras sí, para permitir la conversión.
Saludos, mi amiga

Ljudmila dijo...

Gracias alemamá! Ser santo! Menuda tarea la nuestra! Nada fácil por cierto pero posible con Su ayuda. Y San Juan de la Cruz nos dejó un gran legado.