Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 2 de agosto de 2009

Cuando el cardenal Wyszinski cumplía 75 años (2)


“El Cardenal Wyszinski cumple 75 años
2da parte

El aislamiento obligado de Wyszynski llego a su fin el 28 de octubre de 1956. Después del regreso de Gomulka y una revuelta nacional ese año, el nuevo régimen – buscando ganarse apoyo popular - envía una delegación a Komańcza invitando a Wyszynski a retomar sus tareas pastorales. De inmediato Wyszynski hace un llamado por la “unidad y calma nacional”. En diciembre, después de arduas negociaciones Iglesia-Estado se llega a un acuerdo para solucionar algunos de los temas mas candentes. Pocos meses más tarde el cardenal viaja al Vaticano, uno de los motivos: recibir el 18 de mayo de 1957 el birrete rojo de su rango, pero también para informar de la situación real en Polonia y las políticas en las relaciones Iglesia-Estado, relaciones éstas que no tardarían en volverse nuevamente tensas. Una nueva etapa de amenazas y hostilidades al comenzar los `60 hace ver claramente que la Iglesia debe adoptar una línea mas dura si quiere cumplir con lo que consideraba una misión nacional. Los preparativos para la celebración del milenio fueron la manzana de la discordia entre el cardenal y el régimen especialmente después de aquella famosa “Carta de reconciliación” enviada a los obispos alemanes con la invitación para las celebraciones en 1966 en Czestochowa. Las disputas desencadenaron en una campaña de ataques de la prensa al primado y le fue impuesta la prohibición de abandonar el país durante un periodo de casi tres años. Por otro lado, el primado era cada vez mas conocido en el exterior por sus declaraciones, sermones y cartas pastorales en las cuales desafiaba abiertamente al gobierno. Su prohibición fue levantada recién en noviembre de 1968 después de una etapa de algunas mejoras en las relaciones Iglesia-estado.
Durante el gobierno pragmático de Gierek las tensiones aflojaron notablemente y todo parecía que después de todo un cierto modus vivendi era posible entre mandos temporales y espirituales de la nación. Y no fue hasta 1973, cuando el partido comenzó a introducir cambios estructurales en las operaciones del estado para apuntalar su influencia en la sociedad, que el líder del Episcopado polaco considero necesario adoptar nuevamente una política de abierta confrontación. Miles y miles asistían a sus sermones en Varsovia y Czestochowa donde el denunciaba al régimen por prohibir la religión en las escuelas y los jardines, considerar a los creyentes ciudadanos de segunda categoría, imposibilitarles participar en la vida publica, por explotar a la gente obligándoles prestar trabajos no pagos “trabajo esclavo” los domingos: por despoblar las zonas rurales con políticas inadecuadas, destruir propiedades de la iglesia deliberadamente, perseguir a sacerdotes, etc. Y cuando apareció el tema de la reforma constitucional, con fuerte oposición de parte de la sociedad, fue la Oficina del Primado que preparo y despacho cartas protesta a la Presidencia de gobierno. Y en las cartas que los obispos leyeron en las iglesias de todo el país los lideres de la Iglesia adoptaban una posición absolutamente clara sobre el tema, reclamando mayor libertad en la vida publica.

En cuanto a las relaciones de Wyszinski con la Santa Sede el sigue siendo el siervo mas fiel del papa, si bien a medida que van pasando los años es cada vez mas evidente que no es el defensor mas entusiasta de la política del Vaticano referida al este. Le parece que esta postura daña las necesidades espirituales de la gente, y opina que las relaciones Iglesia-Estado debieran ser tratadas localmente permitiendo a los líderes locales la decisión final en estas relaciones. No obstante Wyszinski siguió tomando parte activa y fiel en las reuniones vaticanas. Es miembro de la Sagrada Congregación para el Clero y de la Comisión Papal de Revisión del Derecho Canónico. En el campo local es líder ex officio de la Conferencia Episcopal polaca y preside las comisiones episcopales que tratan de la Universidad Católica de Lublin, las necesidades pastorales de la diáspora polaca y relaciones con la prensa e información. En octubre de 1964 fue nombrado por decreto especial papal Protector oficial de la Diáspora polaca. Además es conocido como escritor prolífico y comprometido.
Invito visitar:
Kardynał Stefan Wyszyński
Y mis posts anteriores etiquetados Wyszynski

2 comentarios:

AleMamá dijo...

Te vengo a contar del blog de Teresa, dedicado a Juan Pablo II también, para que lo conozcas acá*

Saludos, querida amiga.

Ljudmila dijo...

Muchas gracias Ale. Ya lo estoy visitando! Un abrazo.