Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 1 de agosto de 2009

Cuando el Cardenal Wyszinski cumplia 75 años...

Buzeando encontré varios artículos escritos por Ewa Celt para Radio Free Europe allá por los años 70 y 80. Tengo en manos uno del 18 de agosto de 1976 cuando el Cardenal Wyszinski cumplia 75 años, que habla de las particularidades de la época, del temple del Primado del Milenio y especula sobre su sucesión. Como es un texto bastante largo lo publicare en tres partes. Empezando hoy 1ro de agosto intentaré publicar la última parte el 3 de agosto (aniversario del nacimiento del cardenal Wyszinski -3 de agosto de 1901) en su honor.

“El Cardenal Wyszinski cumple 75 años”
1ra parte
El Primado de Polonia Stefan Wyszynski celebró su 75 cumpleaños el pasado 3 de agosto, alcanzado así una edad en la cual – acorde a la practica del Vaticano – habría de presentar su renuncia al Papa. Tratado el tema como menor por la prensa polaca, este aniversario fue, sin embargo, ocasión para que los diarios occidentales le rindieran debido homenaje al “Príncipe de la Iglesia de más prestigio en Europa del Este”. Reconociéndole méritos por la “posición excepcionalmente firme” de la Iglesia polaca en un país dominado por el régimen comunista, los autores recordaban las varias etapas de su permanencia a la cabeza del episcopado polaco. Vista la buena salud del Primado, su eficiente desempeño y el firme apoyo de fieles y clero no es dable imaginar que el Papa Pablo VI acepte la dimisión de Wyszynski.

Su vida y su trabajoStefan Wyszynski nació el 3 de agosto de 1901 en el pueblo de Zuzela, nordeste de Polonia (entonces bajo el Imperio Ruso, ahora región de Mazowieckie, a medio camino entre Varsovia y Bialystok. Su padre, noble de origen pero empobrecido, trabajo allí como maestro de escuela rural y organista. En cuanto termino la escuela secundaria Stefan entro en el seminario en Wloclavek a orillas del Vístula en 1920 y fue ordenado cuatro años mas tarde el día que cumplía 23 años.


La ciudad de Wloclawek jugo un papel preponderante en la vida del joven sacerdote. Sede de episcopado con tradiciones históricas arraigadas, industrializada vertiginosamente, fue en 1933 escena de demostraciones masivas por parte de trabajadores desempleados. Ambos factores dejaron una fuerte impronta en la personalidad de Wyszynski; su devoción a la Iglesia equiparada tan solo con su constante preocupación por la situación de los trabajadores.

Wyszyski comenzó su carrera eclesiástica como periodista, redactando un diario el Slowo Kujawskie, que publicaba la Curia Episcopal de Wloclawek. Mas tarde, en 1930, fue también redactor en jefe de la publicación mensual sobre temas de teología Ateneumn Kaplanskie. Fue asistente del rector de la Catedral de Wloclawek y profesor de sociología y economía social en el Seminario Teológico de Wloclawek (1931- 1939). En 1935 fundo y fue Director de la Universidad Católica de los Trabajadores. Wyszinski se diplomó en la Universidad Católica de Lublin. Después de obtener su doctorado en derecho en 1929 defendiendo su tesis “El derecho de la familia, de la iglesia, del estado a la educación” viajo incansablemente por Italia, Francia, Bélgica, Holanda, y Alemania entre 1929 y 1930 para afianzar su formación. Como resultado de sus viajes publicó “Las nuevas tendencias de la Acción Católica en el exterior”. De regreso en Wloclawek, se hizo conocer por sus numerosos estudios relacionados con temas sociales y de educación, frecuentemente críticos de la teoría y practica comunista. Debido a su preocupación por los problemas del trabajo y rurales se gano el apodo de “sacerdote obrero”. Durante la II Guerra Mundial Wyszynski formo parte de la resistencia contra el nazismo en Varsovia y Lublin organizando encuentros espirituales para el clero y oficiando de capellán para las unidades del ejercito local.
En 1945 Wyszynski volvió al seminario de Wloclawek, como rector y canónigo de la catedral. Un año mas tarde no obstante debió dejar la ciudad para siempre. El 12 de mayo de 1946 fue consagrado obispo con residencia en Lublin. Aquella fecha marco fuertemente la distinguida carrera eclesiástica de Mons. Wyszynski y su vocación como líder espiritual de la nacían. Fallecido el cardenal August Hlond en octubre de 1948 Wyszynski fue nombrado Arzobispo de Gniezno y Varsovia por el Papa Pio XII en enero de 1949 y – acorde a la tradición – al mismo tiempo Primado de Polonia, a la edad de 47 años.
Es imposible analizar su vida sin situarse al mismo tiempo en la historia de la Iglesia y la apremiante situación de Polonia en la postguerra.
El nombramiento de Wyszinski coincidió con el lanzamiento de una campana intransigente contra la iglesia por parte del régimen de Bierut (1), ideado para aplastar lo que se consideraba “oposición reaccionaria clerical”. La campaña desembocó bien pronto en una serie de medidas drásticas, incluyendo confiscación de propiedades de la iglesia, amenazas y persecuciones del clero y monjes, arrestos y procesos con fines propagandísticos. Para evitar males mayores y establecer un modus vivendi con el régimen comunista el Primado opto por una medida táctica firmando una especie de pacto de coexistencia llamado “Acuerdo entre Gobierno y Episcopado” en diciembre de 1950, medida que produjo reacciones mixtas por parte de algunos círculos conservadores del Vaticano. Pero si quedaban dudas éstas fueron disipadas pronto. En abril de 1951 Wyszynski visito la Santa Sede y después de su viaje, en noviembre de 1951 el Papa lo nombraba como único cardenal polaco. No obstante debieron pasar cinco años pasaron antes que Wyszynski pudiese recibir su birrete rojo en Roma. Visto que las relaciones Iglesia-estado se deterioraban rápidamente, el Prelado decidió no participar del consistorio en enero de 1953 por temor que a su regrese le fuese negada la entrada al país por parte de las autoridades comunistas..
Algo mas tarde, también en 1953 al negarse denunciar al obispo de Kielce, Msgr. Czeslaw Kaczmarek a quien le había sido iniciado un proceso por supuestas ofensas políticas, Wyszynski fue acusado de haber violado el pacto Iglesia-Estado de 1950 mediante el cual la Iglesia había acordado reprender a los sacerdotes culpables de actos anti-gubernamentales. Arrestado por la policía secreta el 25 de septiembre de 1953, le fueron quitadas todas sus responsabilidades por el régimen y se le permitió retirarse a un monasterio, donde fue mantenido en custodia durante tres años. De hecho era continuamente trasladad de un lugar a otro para aumentar así las hostilidades. De su primer retiro involuntario cerca de Grunziodz en Polonia del norte, el cardenal fue trasladado a un monasterio en Ermeland en la Baja Silesia, donde permaneció entre noviembre de 1954 hasta noviembre de 1955 y finalmente a Komańcza en la region de Sanok, , cerca de la frontera ruso-checoslovaca. Durante todo este periodo no se le permitió escribir o recibir cartas, y cualquier información política importante le era deliberadamente ocultada. Wyszinski empleó este tiempo de reclusión forzosa para preparar lo que mas tarde seria su plan de acción que abarcaba un programa para la renovación espiritual que comenzaría con la solemne Consagración de Polonia al Corazón Inmaculado de María el 8 de septiembre de 1946.. Diez años después, se renovarían en Jasna Góra los votos del Rey Jan Kazimierz, en el 300 aniversario de cuando él proclamó a la Madre de Dios Reina del reino polaco y comenzaría la gran novena de nueve años, como preparación al milenio del bautismo de Polonia por los 1000 años de cristianismo de la nación que ocurriría en 1966.

. (1) Presidente de la Republica de Polonia, primer presidente de la Polonia comunista entre el 5 de febrero de 1947 y el 21 de noviembre de 1952.

Invito visitar:
Kardynał Stefan Wyszyński
Y mis posts anteriores etiquetados Wyszynski

3 comentarios:

Hilda dijo...

Hola Ljudmila, ando medio perdida pero bien, solo para saludarte y para comentarte que en mayo te mandé un mail, igual no te llegó o llegó al spam, venía con el nombre de Hilda (hildaagui).
Por otro lado, me llama la atención de lo bien que utilizó el Cardenal su reclusión forzosa, mucha gente prisionera se hunde, el aprovechó el tiempo.
Saludos. Hilda

Ljudmila dijo...

Hola Hilda. Gracias por tu visita. No importa que estes algo perdida lo importante es que estes bien. Si la historia del Primado es realmente ejemplar, su humildad,su tenacidad, su constancia y sus objetivos tan claros fueron una luz para la nacion polaca. Eran tiempos muy dificiles.

Lamento muchisimo lo de tu mail anterior. Lo habre borrado sin darme cuenta? Perdoname. Un abrazo.

Hilda dijo...

Hola!! sí estoy bien, gracias!!
Ser una luz en tiempos difíciles no es algo sencillo por eso es admirable su labor.
No te apures, ya te reenvié el mail, es un favor que necesito, espero te llegue el mail. Saludos afectuosos. Hilda