Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 6 de agosto de 2009

Solemnidad de la Transfiguración del Señor


Hoy celebramos la solemnidad de la Transfiguración del Señor.

“Los evangelistas san Lucas, san Marcos y san Mateo narran concordemente que Jesús llevó "a un monte alto", identificado como el Tabor, en Galilea, a los apóstoles Pedro, Santiago y Juan, y se transfiguró en su presencia. "Su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz" (Mt 17, 1-2). Junto a él aparecieron las venerables figuras de Moisés y Elías. El Padre mismo, desde "una nube luminosa", habló en aquel momento, diciendo: "Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle" (Mt 17, 5).
Este misterio, que el Señor entonces ordenó mantener en secreto (cf. Mt 17, 9), después de su resurrección se convirtió en parte integrante de la buena nueva: Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, al que hoy contemplamos resplandeciente de luz en su gloria.
Dos mil años después, la Iglesia repite con la misma fuerza que Cristo es la luz del mundo. Su luz imprime cada día un sentido nuevo a nuestro modo de vivir”
(del Angelus del Siervo de Dios Juan Pablo II el domingo 5 de agosto de 2001

Y a continuación - como lo hacia todos los años en esta festividad o en fecha cercana - recordaba al Santo Padre Pablo VI agregando:
“Este anuncio marcó toda la existencia del siervo de Dios Pablo VI, que falleció el 6 de agosto de 1978. Para el Ángelus de aquel día, que no pudo pronunciar, había escrito: "La Transfiguración del Señor ilumina con una luz deslumbrante nuestra vida diaria y nos lleva a pensar en el destino inmortal que aquel acontecimiento prefigura.

Invito Visitar La transfiguración en el monte Tabor
En el blog de Santiago Quemada, “Un sacerdote en Tierra Santa”

No hay comentarios: