Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 6 de septiembre de 2009

Nuestra Señora Consoladora de los Afligidos, Kevalaer, Alemania

Antes de emprender su viaje pastoral a Estados Unidos el Siervo de Dios Juan Pablo II en su Ángelus del Domingo 6 de septiembre de 1987 pedía a los fieles oraciones para el Congreso Internacional Mariològico y Mariano que sobre el tema "María, Madre de los fieles" se realizarìa en Kevelaer, Alemania entre el 17 al 20 de septiembre de 1987, en” feliz coincidencia con el Año mariano proclamado para la Iglesia de Roma y todas las Iglesias locales del mundo en preparación para el gran Jubileo de los 2000 años del nacimiento de Cristo”.

El santo padre recordaba en sus palabras que en Kevalaer se encuentra el Santuario Mariano dedicado a Maria Consoladora de los Afligidos y que allí “hace aproximadamente 350 años, un mercader sintió el impulso interior de construir, junto a una cruz que ya existía en el camino de Kevelaer, un templete con la imagen de la Virgen y el Niño Jesús. Para este fin se sirvió de una simple tarjeta con la reproducción de la imagen de la Virgen de Luxemburgo a la que quería mucho”.
Juan Pablo II había visitado el Santuario durante su viaje de mayo del mismo año a Alemania y el sábado 2 de mayo 1987 declaraba abierto el periodo de peregrinaciones del año.

El Santuario de Kevalaer es poco conocido en el mundo de habla hispana. Sin embargo, está incluido en el Directorio sobre la Piedad popular y la liturgia de la Santa Sede como uno de los ”santuarios que son particulares expresiones de la identidad de la fe y de la cultura de una nación”.

No hay comentarios: