Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 29 de marzo de 2011

La “Ventana de la Vida” en Cracovia cumple 5 años

Agradezco a Caritas Polska la fotografía.

"Todas las madres que no pueden criar a sus hijos - no los maten, no los tiren en los cestos de basura o en basurales, por favor déjenlos aquí en “La Ventana de la Vida”. Permitan que sean adoptados. Denles una oportunidad para la vida y el amor.”


Con una oración comunitaria y una torta con 14 velas (porque fueron 14 los bebes dejados allí) se celebró el quinto aniversario de la creación de “La Ventana de la Vida” en Cracovia, un lugar que está al cuidado de las Hermanas de la Sagrada Familia de Nazaret. Entre los presentes en la ceremonia del aniversario, además del Cardenal Stanislaw Dziwisz, Arzobispo Metropolitano de Cracovia se encontraban el director general de Caritas Polonia, El Dr. Mariano Subocz; el director de Caritas de la Arquidiócesis de Cracovia, padre. Kordula Bogdan, el director de la Pastoral de la Familia de la Curia Metropolitana de Cracovia, el padre. Jacek Konieczny, el jefe del Departamento de Neonatología del Hospital Universitario de Cracovia, dr hab. Ryszard Lauterbach y un representante de la Corte de Distrito de Cracovia - Juez portavoz Waldemar Zurek.


La “Ventana” fue creada en honor al Siervo de Dios Juan Pablo II como homenaje simbólico a su incansable defensa de la vida y como una extensión natural del hogar para Madres Solteras que en 1974 creó Karol Wojtyla cuando era Obispo de Cracovia.

Con el tiempo surgieron otras necesidades y la Iglesia de Cracovia preocupada por los bebes que eran abandonados recién nacidos decidió darle una mano a la madre, a menudo angustiada, creando la “Ventana de la Vida”.

Posteriormente fueron creadas otras al cuidado de otras Congregaciones religiosas católicas en Polonia: Czestochowa, Ełk, Gdańsk, Grudziądz, Kalisz, Katowice, Koszalin, Nowy Sącz, Płock, Rzeszów, Sandomierz, Warszawa.


La “Ventana” es un lugar donde las madres que no desean a sus hijos o no pueden cuidarles, pueden dejar a los recién nacidos anónimamente para que allí sean cuidados y puestos en adopción. Se trata de un cubículo que se abre desde afuera, calefaccionado por dentro, y donde hay una pequeña cuna para que la madre coloque al niño. En cuanto se abre suena por dentro una alarma, las Hermanas van en busca del bebe, le prestan las primeras atenciones y luego lo llevan al hospital para su control, para después comenzar los tramites legales. El niño solo es dado en adopción si su madre natural no puede ser ubicada. Es un proceso que puede demorar, pero mientras tanto los niños quedan al buen cuidado de las Hermanas Nazaretanas. En el caso de Cracovia una de las familias decidió recuperar el niño, los demás fueron entregados a familias adoptivas, previo cumplimiento de todos los tramites legales de adopción. Las hermanas siguen en contacto con las familias, mantienen encuentros con ellos y rezan por las madres que dejaron a sus niños allí.


Esta “Ventana” - expreso el Cardenal Stanislaw Dziwisz en el homenaje - no soluciona todos los problemas de los niños, pero es un símbolo, un estimulo y un testimonio de la preocupación de la Iglesia por la vida. Agrego también que seguramente habrá madres que desesperadas dejan aquí a sus hijos con gran dolor, pero que al no ver la posibilidad de brindarles atención los dejan aquí porque saben que aquí estarán a resguardo y puestos en buenas manos.”


Para celebrar el aniversario de esta Ventana de la Caridad de Cracovia se ha publicado una revista conmemorativa dedicada a la creación de “Ventanas de la vida” y toda la información relacionada con su funcionamiento, que se ha distribuido gratuitamente en todas las parroquias de la Arquidiócesis de Cracovia.

2 comentarios:

Mento dijo...

Es curioso, no habia oido hablar de esta "ventana de la vida", tu entrada me ha gustado, hay que ver que cosa tan sencilla y lo grande que se convierte al salvar una sola vida. Claro que detras de estas ventanas hacen falta "obreros".Oremos para que asi sea, ojala existieran más ventanas. Con tu permiso me llevo el enlace para darlo a conocer. Un abrazo.

Ludmila Hribar dijo...

Claro Mento hacen falta un monton de "obreros" y mucha buena voluntad tambien de las autoridades para que no entorpezcan este trabajo maravilloso. No sabes lo rapido que me respondieron de Polonia a mi pedido por la fotografia! Por supuesto puedes llevarte el enlace.