Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 30 de noviembre de 2007

“Dives in misericordia”


La encíclica de Juan Pablo II “Dives in misericordia” fechada 30 de noviembre 1980 es un auténtico tratado sobre la Misericordia divina, « Dios rico en misericordia » que merece ser leido cuidadosamente, pensado, debatido, estudiado.

George Weigel dice en Testigo de Esperanza que Dives in misericordia es la encíclica mas profundamente teológica de Juan Pablo II y la que mas claramente expresa su formación, su experiencia y su comprensión de la paternidad.

La encíclica nos habla de la Revelación de la misericordia, nos explica conceptos, nos llama a la reflexion, nos recuerda las fuentes de inquietud del mundo contemporaneo, invitándonos a tener siempre presente al “Padre, que es Dios « rico en misericordia ».”

Juan Pablo II nos habla de la paternidad divina “revelada en Cristo, la verdad acerca de Dios como « Padre de la misericordia », nos permite « verlo » especialmente cercano al hombre, sobre todo cuando sufre, cuando está amenazado en el núcleo mismo de su existencia y de su dignidad”, entrelazada con su paternidad pastoral, en sus preocupaciones por el hombre contemporaneo, “por el fondo de un gigantesco remordimiento constituido por el hecho de que, al lado de los hombres y de las sociedades bien acomodadas y saciadas, que viven en la abundancia, sujetas al consumismo y al disfrute, no faltan dentro de la misma familia humana individuos ni grupos sociales que sufren el hambre…..el estado de desigualdad entre hombres y pueblos no sólo perdura, sino que va en aumento…”

Nos habla del sufrimiento del Hijo y del sufrimiento del hombre, pero tambien de la comunión con el Padre por medio de ese sufrimiento santificado “la cruz colocada sobre el Calvario, donde Cristo tiene su último diálogo con el Padre, emerge del núcleo mismo de aquel amor, del que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, ha sido gratificado según el eterno designio divino”

palabras casi profeticas pensando en sus sufrimientos y su santa entrega al Padre, en vísperas del Domingo de la Misericordia.

2 comentarios:

Alemamá dijo...

Saludos, desde Chile

Ljudmila dijo...

Muchas gracias alemamá por visitarme. He visto tu blog. Muy bueno. Me encantó.... dandole sabor a esas cosas de todos los dias, de las que nos vemos rodeados, de las que disfrutamos, apetecemos o simplemente vivimos... Gracias.