Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 3 de octubre de 2013

Juan Pablo II santo: concluye una extraordinaria aventura – comentario de Mons. Slawomir Oder para Radio Vaticana (Radiogiornale)




Entrevistado telefónicamente por Paolo Ondarza de RadioVaticana,  el postulador de la causa de canonización del Beato Juan Pablo II, Mons. Slawomir Oder expresaba:
Indudablemente estoy felicísimo con la noticia.  Para mí, esto verdaderamente significa ver finalmente, a nivel personal, la conclusión de una extraordinaria aventura, que he vivido tanto profesional como personalmente. Creo que será verdaderamente un profundo gozo para toda la Iglesia. Aun conservo ante mis ojos la imagen de la Plaza San Pedro abarrotada, el día de la Beatificación: la imagen de una Iglesia que estaba de fiesta.

Pregunta: La fecha elegida: 27 de abril 2014, fiesta de la Divina Misericordia, una fecha particular, una fecha muy especial….

Oder:  En esta fecha yo veo, en cierto sentido, una continuidad en la transmisión del mensaje de la Divina Misericordia.  Creo que el Papa Francisco no eligió esta fecha por casualidad. Todo el Pontificado de Juan Pablo II fue un anuncio de la Divina Misericordia, con su gran deseo de llevar al honor de los altares a Santa Faustina Kowalska e instituir la fiesta de la Divina Misericordia. Y veo al Papa Francisco un extraordinario continuador de este mensaje.
Pregunta: Juan Pablo II es un hombre de nuestros tiempos, de nuestros días, podríamos decir. Hay tantos jóvenes profundamente unidos a su figura, a su magisterio…..

Oder:  La certeza de la canonización es la certeza de que Juan Pablo II verdaderamente está en el Paraíso, en la presencia de Dios y puede interceder por nosotros. Por lo tanto, un santo de nuestros días significa un Santo que conoce nuestros gozos, nuestras preocupaciones, nuestros problemas, nuestros dolores, un Santo que tiene la posibilidad de interpretar nuestras inquietudes más profundas y pedir la gracia divina para estas necesidades.  Pero, por otra parte, es  un ejemplo e vida, una guía segura que nos indica el modo de afrontar los desafíos diarios, para dar testimonio de una vida cristiana.  

No hay comentarios: