Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 5 de octubre de 2013

Sor Faustina Secretaria y apóstol de la Divina Misericordia (1 de 11)

(Santa Faustina en el Santuario de la Divina Misericordia en Roma)

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de Santa Faustina Kowalska canonizada por el PapaJuan Pablo II el 30 de abril del 2000 .    

Transcribo a continuaciónn la primera parte de la ponencia del Arzobispo Władysław Ziółek (Lødz, Polonia) en el II Congreso Mundial de la Divina Misericordia, celebrado en Cracovia en octubre de 2011. 

“Figura de Santa Faustina
La historia de la salvación del hombre es la historia de la Misericordia de Dios para los pecadores. En sus comienzos está el personaje de Abram. Llamado por el mismo Dios, confía en Su promesa, abandona su tierra, su parentela y se dirige hacia las tierras desconocidas (Génesis 12, 1-3) Su obediencia a la llamada comienza la realización histórica del plan divino de la salvación. Abram, como el primer personaje histórico de la Biblia, es un ejemplo del derecho esencial que tiene Dios para actuar en la historia de la salvación, es decir, la “necesidad” que tiene Dios de la participación de mediadores en la realización de la economía e historia de la revelación y de la salvación. De ahí, la presencia en la historia de Israel de personajes como: Moisés y Josué, como jueces, profetas y algunos reyes. El mediador más importante y el más perfecto de Dios es Su Hijo encarnado, Jesucristo.

En el siglo XX Dios le ofrece a la Iglesia y al mundo una gracia especial del redescubrimiento de la verdad sobre Su amor inimaginable que siente por el pecador. “La herramienta” de su proclamación fue Helena Kowalska, que tomó los votos como monja Faustina. Al igual que muchos de los mediadores de las revelaciones privadas, también ella fue elegida según la clave que sólo Dios conoce. Sin un apellido noble, ni educación, ni riquezas, con tan solo una educación básica de cuatro años de escuela, pertenecía al grupo de pobres, pero cercanos al corazón de Dios, que se han convertido en los mensajeros de Dios para sus contemporáneos. Una vez más, se confirma la regla que dice que para realizar Sus propósitos, Dios no elige a los más sabios y grandes de este mundo sino a quien, es a los ojos de muchos,  poco significante.

El camino de su revelación pasó por Lødz, lo que subrayó Juan Pablo II durante la homilía en Blonie, Cracovia, el 18 de agosto de 2002. Recorro idealmente el luminoso itinerario con el que santa Faustina Kowalska se preparó para acoger el mensaje de la misericordia – desde  Lødz y Varsovia, a travésde Plock y Vilna, hasta Cracovia. Lødz se convirtió en una ciudad cercana a Sor Faustina, no sólo como un lugar donde trabajo durante tres año s(1922-1924). Principalmente Lødz fue para ella una ciudad, donde concluyó su vida la visiònd e Jesús (Hechos 9,10). La visión fue causada por una cierta indolencia de la joven Helena Kowalska en tomar la decisión de la vida monástica, como resultado de una clara falta de consentimiento de sus padres. Este retraso fue el tiempo dedicado a las vanidades del mundo, es decir a la vida mundana impasible a la inspiración de la gracia divina, aunque el Diario manifiesta la angustia producida: el constante llamamiento a la gracia fue para mi una gran angustia, pero intenté ensordecerla con pasatiempos. Evité encontrarme íntimamente con Dios y con toda el alma me dirigí hacia las criaturas.(Hechos 8) Sólo la visión de Jesús martirizado, en junio de 1924, durante el baile en el Parque Veneciano en Lødz y Su orden, oída durante la oración en la Catedral de Lødz: Vete inmediatamente a Varsovia, ahì entrarás en el convento, resultaron cruciales, porque la motivaron a dar un paso concreto hacia la entrada en el convento, incluso ante la objeción de sus padres (Varsovia, 1 de agosto de 1925).”

Invito visitar posts etiquetados FaustinaKowalska 
y Divina Misericordia 

No hay comentarios: