Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

viernes, 6 de junio de 2008

Juan Pablo II Primer viaje a Polonia 1979 - 5 Czestochowa (2)

fotos de Jasna Gora

Juan Pablo II Czestochowa
A primera hora de la mañana del miércoles 6 de junio de 1979 el Santo Padre Juan Pablo II celebró una misa para los seminaristas del clero secular y religioso y para novicios y acólitos en el Santuario de Jasna Gora.

Más tarde se reunió en la catedral de la Sagrada Familia con los sacerdotes polacos a quienes les hablo de su propia vocación en tierra polaca, su paso por el seminario “clandestino” durante la ocupación y su ordenación sacerdotal por parte del “inolvidable” cardenal Adam Stefan Sapieha y les habló con notable cariño del “gran encuentro con los sacerdotes mexicanos en el santuario de la Virgen de Guadalupe. Les recordó también su carta a los sacerdotes del Jueves Santo de 1979. y “quiero expresar este ardiente deseo” - les dijo – que Polonia no cese de ser la patria de las vocaciones sacerdotales y la tierra del gran testimonio que se da a Cristo mediante el servicio de vuestra vida: mediante el ministerio de la Palabra y de la Eucaristía”.

Por la tarde de ese mismo día, en la homilía de la celebración a la cual habían acudido un millón de obreros de la Alta Silesia y de la cuenca minera de Zaglebie, les hablo de la familia, de la razón de ser de la familia, que “el verdadero respeto del trabajo comporta la debida estima por la maternidad y no puede ser de otro modo. De esto depende también la salud moral de toda sociedad”. A estos “hombres del trabajo duro” les dijo “Os deseo que el trabajo que realizáis no cese de ser la fuente de vuestra fuerza social” les invitó a buscar a Dios, a encontrarlo en la oración…..no os dejéis seducir por la tentación que el hombre puede encontrarse plenamente a si mismo, renegando de Dios, borrando de su vida la oración, permaneciendo solamente trabajador, juzgando equivocadamente que sólo sus productos pueden colmar las necesidades del corazón humano”. Trabajo y oración! Que “la oración y el trabajo” se conviertan en una nueva fuente de fuerza para esta generación y también en los corazones de vuestros hijos, nietos y bisnietos

Esa misma tarde, antes de salir hacia Krakow se despedía de Jasna Gora. (nueva entrada).

No hay comentarios: