Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

martes, 10 de junio de 2008

Juan Pablo II Primer viaje a Polonia - 1979 - 10 Krakow 4

El 9 de junio, penúltimo dia de su extenso primer viaje apostólico a Polonia en 1979, temprano por la mañana, el Santo Padre Juan Pablo II mantuvo una reunión en su residencia con los alumnos de la Facultad Pontificia de Teologia, su “amada Alma Mater”, por la cual “tanto se habia preocupado cuando era metropolitano de Krakow para que le fuesen reconocidos los derechos y su carácter académico fuese respetado….cuando la Facultad de Teologia de Krakow pertenecía todavía a la Universidad Jaguellónica” . No solo “queria rendirle homenaje a su Alma Mater sino también “honrar a la beata reina Eduvigis, fundadora de la Facultad Teológica de Krakow” canonizada por Juan Pablo II en su sexto viaje apostólico a Polonia en 1997.


Más tarde se dirigió en helicóptero a la Abadia cisterciense de Mogila en las afueras de Nowa Huta. El régimen había decidido prohibir que visitara la Iglesia Arka Pana (el Arca del Señor) que él con tanto tesón lograra hacer edificar en Nowa Huta, que se suponia debia ser una ciudad sin Dios, Iglesia que fuera finalmente consagrada el 15 de mayo de 1977. (ver mi entrada anterior) . Al sobrevolarla, seguramente con profundo dolor y emoción el Santo Padre se asomó por la ventana del helicóptero y arrojó un ramo de flores.
Miles de residentes esperaban al Papa-compatriota que tan tenazmente habia defendido la libertad religiosa durante su episcopado. Ya que el Papa no podía ir hasta ellos a Nowa Huta habian traído consigo la nueva imagen de Maria Reina de Polonia para su parroquia para la bendición del Santo Padre.
En su homilia para los obreros en Nowa Huta referida a la cruz y al trabajo, el Santo Padre les hablo de la Iglesia y el mundo y la evangelización en el nuevo milenio. En emotivas palabras recordó la lucha por la Iglesia de Nowa Huta y tambien al “heroico sacerdote Jozef Kurzeja, que pago con su vida su lucha por la iglesia de Mistrzejowice, quien maltratado por los comunistas sufrió un infarto y murió a los 39 años
De nuevo estoy aquí – les dijo Juan Pablo II - , ante esta cruz, junto a la cual he estado tantas veces como peregrino: ante la cruz que sigue siendo para todos nosotros como la más preciada reliquia de nuestro Redentor….cuando en los alrededores de Krakow surgia Nowa Huta – enorme complejo industrial y una gran ciudad: nueva Krakow – tal vez nadie se daba cuenta que estaba surgiendo de hecho al lado de esta cruz, de esta reliquia junto a la antiquísima abadía de los cistercienses…..la historia de Nowa Huta está escrita también por medio de la cruz: primero a través de aquella antigua de Mogila, heredada desde siglos; después, por medio de otra, …la nueva cruz de madera que ha surgido no lejos de aquí exactamente durante las celebraciones del milenio, anunciando la nueva iglesia…no se puede disociar la cruz del trabajo humano. No se puede separar a Cristo del trabajo humano”.
Lo decía quien había conocido de cerca esa vida de trabajo duro en las canteras de piedra y después en la fábrica Solvay en Borek Falecki.

Por la tarde el Santo Padre visitó el Cementerio de Rakowice, muy cerca del centro de Krakow, donde oró ante la tumba de sus padres y su hermano Edmundo.

Tambien se encontró con las religiosas en la Iglesia de Santa Maria en la Plaza Mayor (Rynek Glowny) y más tarde fue ofrecida una recepción en su residencia, el Palacio del Arzobispado, para un reducido numero de visitantes y eclesiásticos.

En su tan querida Iglesia de los franciscanos, frente a la residencia, le esperaba una velada sorpresa con la premiere del salmo “Beatus Vir”, una obra coral del compositor polaco Henryk Mikołaj Górecki (*). El Papa mismo cuando aún era cardenal de Krakow le habia encargado a Gorecki su preparación para celebrar el 9º centenario de San Estanislao. Nadie imaginaba entonces que finalmente sería presentada en honor al primer papa polaco en el primer viaje apostólico a su patria. Dice George Weigel en Testigo de Esperanza que Gorecki se inspiró en un texto encontrado en latin en un misal que le prestara Piotr Malecki, primer monaguillo de Wojtyla en la parroquia de San Florian. El misal se lo habia regalado Wojtyla mismo a Malecki en los años 50.

El ultimo ensayo de la obra que se presentaba fue interrumpido casi impetuosamente cuando ya la comitiva del papa se estaba acercando a la Iglesia y afuera se oían los ecos del salmo. Los organizadores de la visita habian decidido que el Papa se sentase atrás ( por acústica o seguridad?) de manera que una vez finalizado el concierto el compositor y director Gorecki (con problemas en una pierna) debió caminar todo el tramo desde el altar hasta casi el atrio de la Iglesia con lágrimas en sus ojos y conteniendo la emoción de haber estrenado su obra en presencia del Santo Padre, para finalmente confundirse con su compatriota y Pastor en un estrecho abrazo.

(*) nacido en 1933, hombre profundamente religioso, que tambien compuso Totus Tuus para coro mixto en piano - presentada por primera vez en la Plaza de la Victoria en Varsovia en 1987 por el Coro de la Academia Católica de Teologia en la Santa Misa celebrada por Juan Pablo II

Más sobre Gorecki y Beatus Vir: