Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

lunes, 2 de abril de 2012

Se fue hace siete años


Se fue hace siete años ….en su testamento decía que no dejaba “ninguna propiedad de la que sea necesario tomar disposiciones.” 

Pero nos dejaba la riqueza de su legado…. La fuerza de su testimonio de vida y  huellas indelebles en la Iglesia,  después de  habernos mostrado “una imagen viva de Jesús Buen Pastor”,  como reza la oración y grabado en nuestras almas el profundo significado de  «Sígueme».

Por eso seguimos recordando con emoción y cariño las sencillas y emotivas palabras de aquella preciosa homilía del santo Padre Benedicto XVI en la Misa de exequias el viernes 8 de abril de 2005 donde recopila aspectos y momentos de la vida del sacerdote Karol Wojtyla, quien “gracias a su profundo enraizamiento en Cristo pudo llevar un peso, que supera las fuerzas puramente humanas: Ser pastor del rebaño de Cristo, de su Iglesia universal.”, y terminaba diciendo: “Podemos estar seguros de que nuestro amado Papa está ahora en la ventana de la casa del Padre, nos ve y nos bendice. Sí, bendíganos, Santo Padre.” 



En este séptimo aniversario el cardenal Stanislaw Dziwisz celebro una santa Misa en la parroquia de San Pedro Apóstol en Wadowice (iglesia construida por sus compatriotas en agradecimiento por la elección de Karol Wojtyla a la Sede Pontificia y por haber salvado milagrosamente su vida en el atentado del 13 de mayo de 1981).
En su homilia el cardenal Dziwisz agradecia su testimonio de fe, su liderazgo,  su magisterio,  las Jornadas Mundiales de la Juventud ......y recordaba que nuestra manera de agradecer el don del Papa Juan Pablo II es demostrarlo con nuestra vida, viviendo el Evangelio,  siendo portadores de vida y esperanza.


fotografía de Tadeusz Warczak, tomada de la página oficial de la Arquidiócesis de Cracovia, donde se pueden ver  mas fotografías.

2 comentarios:

Mento dijo...

A mi me dejo algo muy grande, a Jesucristo.

Ludmila Hribar dijo...

Gracias Mento! También a mi por eso mi profundo agradecimiento! Un abrazo y Felices Pascuas!