Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

domingo, 11 de mayo de 2008

Oracion a la Virgen de Copacabana - Juan Pablo II y Bolivia - 20 años - 2


Oracion a la Virgen de Copacabana
Viaje apostólico del Santo Padre Juan Pablo II a Bolivia – Mayo 1988


El 12 de mayo de 1988 al concluir la Celebración litúrgica para las Familias en el Aeropuerto «El Alto» de La Paz, Juan Pablo II imploró a la patrona de Bolivia Nuestra Señora de Copacabana por todo su pueblo, en especial por las familias bolivianas.



Madre santísima de Copacabana,

al concluir esta celebración litúrgica

en la que hemos orado unidos por las familias bolivianas,

imploro sobre ellas tu protección maternal.

Tú, que desde tu santuario nacional

acompañas con mirada bondadosa el caminar de este pueblo,

alienta con tu intercesión poderosa

a las familias de Bolivia,

que hoy confío a tus cuidados.

Protege e inspira

a las madres de familia de esta noble tierra,

que con dedicación admirable atienden

y dan consistencia a sus hogares,

guían a sus hijos por el camino del bien

y buscan su dignidad en lo cristiano y en lo humano.

Ilumina también a los padres

para que sepan ser siempre, en su vida familiar y social,

ejemplos de rectitud,

educadores responsables de sus hijos,

modelo de respeto a los valores religiosos y morales

que hacen estable y sana la familia.

Cuídate en especial de los hijos para que, a imitación de Jesús,

crezcan en edad, en sabiduría y en gracia,

recibiendo y difundiendo en su propio hogar

el amor y el respeto entre todos.

Modela su corazón joven

a fin de que, con comprensión y generosidad,

robustezcan la unión familiar,

vivan en obediencia a los principios cristianos

y sean así el apoyo de sus padres

y la esperanza de la sociedad boliviana.

Vela, Madre, con particular ternura

sobre las familias campesinas, que sufren el azote de la pobreza,

sobre los hogares de los mineros,

sobre los relocalizados, los que no tienen pan ni trabajo,

los más pobres y abandonados,

para que experimenten tu consuelo

y la solidaridad de los demás.


Enseña, finalmente,

a todos tus hijos bolivianos,

sin distinción de origen étnico o extracción social,

la fidelidad a la fe cristiana,

la valentía en la adversidad,

la convivencia de la idéntica dignidad de hijos y hermanos,

el empeño para mejorar la patria común,

el compromiso por la honestidad y la justicia,

la esperanza en un mundo nuevo

en el que reinen de veras el amor y la paz.

Amén