Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

jueves, 17 de julio de 2008

JMJ 2008 17 y 18 de julio 2008


Del Discurso del Santo Padre Benedicto XVI en la Ceremonia de acogida de los jóvenes en el Muelle Barangaroo, Sydney, jueves 17 de julio 2008:

“…..Queridos amigos, la vida no está gobernada por el azar, no es casual. Vuestra existencia personal ha sido querida por Dios, bendecida por él y con un objetivo que se le ha dado (cf. Gn 1,28). La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias, por útiles que pudieran ser. Es una búsqueda de lo verdadero, bueno y hermoso. Precisamente para lograr esto hacemos nuestras opciones, ejercemos nuestra libertad y en esto, es decir, en la verdad, el bien y la belleza, encontramos felicidad y alegría. No os dejéis engañar por los que ven en vosotros simplemente consumidores en un mercado de posibilidades indiferenciadas, donde la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar como belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad.
Cristo ofrece más. Es más, ofrece todo. Sólo él, que es la Verdad, puede ser la Vía y, por tanto, también la Vida. Así, la «vía» que los Apóstoles llevaron hasta los confines de la tierra es la vida en Cristo. Es la vida de la Iglesia
Cómo cristianos, estáis en este mundo sabiendo que Dios tiene un rostro humano, Jesucristo, el «camino» que colma todo anhelo humano y la «vida» de la que estamos llamados a dar testimonio, caminando siempre iluminados por su luz (cf. ibíd., 100)…”.


Programa Viernes 18 de julio de 2008. Las horas corresponden a Sydney (GMT +10) -

Fuente ACIPRENSA

Viernes, 18 de Julio de 2008
7.30 Santa Misa privada en la Capilla de la St. Mary’s Cathedral House de Sydney
9.30 Audiencias privadas por separado al Gobernador del New South Wales, al Premier del New South Wales y al Alcalde de Sydney, con sus respectivas familias, en la Reception Hall de la St. Mary’s Cathedral House de Sydney
10.25 Traslado a pie desde la St. Mary’s Cathedral House a la Cripta de la St. Mary’s Cathedral de Sydney
10.30 Encuentro ecuménico en la Cripta de la St. Mary’s Cathedral de Sydney Discurso del Santo Padre
11.15 Traslado a pie desde la Cripta a la Sala Capitular de la St. Mary’s Cathedral de Sydney
11.20 Encuentro con los representantes de otras religiones en la Sala Capitular de la St. Mary’s Cathedral de Sydney Discurso del Santo Padre
12.00 Traslado a pie desde la St. Mary’s Cathedral a la St. Mary’s Cathedral House de Sydney
12.30 Comida con los jóvenes en la Reception Hall de la St. Mary’s Cathedral House de Sydney
14.55 Traslado a pie desde la St. Mary’s Cathedral House a la St. Mary’s Cathedral de Sydney
15.00 Oración de inicio del Vía Crucis en la plaza adyacente a la St. Mary’s Cathedral de Sydney
El Santo Padre pronuncia la oración al final de la Primera Estación y seguirá el Vía Crucis por televisión desde la Cripta de la St. Mary’s Cathedral de Sydney.
18.30 Traslado en coche desde la St. Mary’s Cathedral a la iglesia del Sagrado Corazón de la Universidad de Notre Dame de Sydney
18.45 Encuentro con un grupo de jóvenes en la comunidad para la recuperación de la Universidad de Notre Dame en la iglesia del Sagrado Corazón de la Universidad de Notre Dame de Sydney Discurso del Santo Padre
19.45 Traslado en coche desde la iglesia del Sagrado Corazón de la Universidad de Notre Dame a la St. Mary’s Cathedral House de Sydney
20.00 Llegada a la St. Mary’s Cathedral House de Sydney


Invito visitar:
Todos en uno todos por uno - convergencia de algunos medios católicos en un proyecto de puesta en común de contenidos

2 comentarios:

LUISA dijo...

Que Dios bendiga al Santo Padre y que los jóvenes sean capaces de decir que sí.
Recemos por la conversión de los corazones,sedientos de Dios y a veces tan perdidos y desorientados.
Por cierto,de lo divino a lo humano,que te invito a una cervecita en mi blog.
Luisa,al Sur de España

Ljudmila dijo...

Gracias Luisa. Pasarè, pasarè...una cervecita nunca esta de mas ;) Un abrazo.